logo cepri
logo upb
Lunes, 04 Septiembre 2017 14:11

La moda y el lujo sí incomodan

La moda y el lujo sí incomodan Tomado de: Flickr UPB

FREDDY SANTAMARÍA VELASCO*

El pasado martes 15 de agosto en la Universidad Pontificia Bolivariana tuve la oportunidad de escuchar la conferencia del filósofo y sociólogo Gilles Lipovetsky que tuvo por título “El nuevo mundo de lujo”. En ella, el autor francés dejó clara la diferencia que hay entre la moda y lo que es propiamente el lujo, este último, muy común entre las personas más adineradas, al menos (en esto hizo bastante énfasis Lipovetsky) hasta la mitad del siglo XX. La moda es la experiencia de estar buscando constantemente novedad, sin límite alguno. En dicha experiencia, las emociones y la voluntad humana se encuentran atrapadas en un ciclo en el que, por ejemplo, un individuo trata de estar al día con el último perfume o bolso que se lanzó en la pasarela de Milán.

Para Lipovetsky solemos caer en las manos del último producto para consumir, si no “no estamos a la moda” y contribuimos al sistema. Estamos encadenados en un círculo que da la vuelta entre deseo, satisfacción y deseo. Una y otra vez, deseo tras deseo por satisfacer. Por su parte, el lujo remite a la exquisitez y exclusividad  y gustos estéticos que una minoría, una élite puede darse. El lujo muestra más que la satisfacción de deseos, una estratificación social. Efectivamente, solo accede al lujo quien puede pagarlo. Ahora bien, puede que esta sea una verdad patente y aplicable a una sociedad capitalista y específicamente, europea. Al menos en Colombia, la cosa se mezcla de manera horrorosa.  La moda está abierta y posible a todos pero el lujo no equivale propiamente al buen gusto. Por ejemplo, Bogotá o Medellín en sus respectivos San Andresito o El Hueco puedes acceder con poco dinero a las últimas camisas o tenis de marca. Es cierto que las personas de los estratos más sencillos, como los altos, son presas de las marcas conocidas y costosas, o de aquellas que aparentan serlo. Pero los lujos, que son para pocos, según Lipovetsky, son cosas exóticas que pueden obtener a quienes coloquialmente llamamos “burgueses”, que tienen dinero para mostrar su poder económico y son los mismos que constantemente vemos gritar “¿usted no sabe quién soy yo?”. Además, tratan de comprar el carro más colorido, llamativo y ruidoso. Y qué no decir de los regalos fantásticos y exóticos que se pueden dar en estas tierras, tales como un unicornio. Sí, un unicornio (¿no les parece sorprendente que en Colombia hayan intentado frankensteinizar un pobre pony para satisfacer los deseos de una niña al que su “padre amoroso” quiso regalarle un unicornio?). Si tal equino con cuerno en la frente hubiese sido posible no solamente hubiese sido todo un lujo sino más bien un milagro.

Comprendo que Lipovetsky tenga muy clara la caracterización de la moda y el lujo en una Europa capitalista e ilustrada, pero no sé si en Latinoamérica, al menos el contexto colombiano, en el que se amalgaman la ostentación, el dinero, la indiferencia y el mal gusto en nuestras calles, pueda ser un ejemplo más para el autor francés. La moda sí incomoda, igual que lo es la desigualdad social. Pues pensemos en  aquel que mágicamente consigue dinero y desea “restregarle” en la cara su riqueza a los vecinos por medio de excentricidades, tales como: súper autos que pueden alcanzar 300 km/h que en las trochas colombianas y trancones que no andan a más de 20 kilómetros, o búsquedas de belleza a través de cirugías estéticas cuya exageración dejan patente la pobre educación que tenemos. Es verdad, parece que lo que triunfó fue el capitalismo, como lo dijo Lipovetsky, y que hay varios tipos de capitalismo. El autor de La era del vacío es optimista, yo no. Creo que las diferentes versiones del capitalismo lo que muestran es una nueva versión del mito del progreso. Falso optimismo liberal.


*Doctor en Filosofía y Letras de la Universidad Pontifica de Salamanca. Doctor en Filosofía UPB. Docente Ciencias Políticas UPB. Director del Grupo de Investigación en Estudios Políticos 

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co