logo cepri
logo upb
Lunes, 08 Mayo 2017 14:40

Memoria en un mar de mentiras

Imagen tomada de la revista El carro colombiano Imagen tomada de la revista El carro colombiano

SEBASTIÁN ÁLVAREZ POSADA* 

 

En los estudios literarios, la anécdota del gallo del El coronel no tiene quien le escriba es un lugar común. Se ha  escrito mucho sobre lo que simboliza ese animal para el coronel. Algunos dicen que materializa un sentimiento de esperanza en una época de represión política y dificultades económicas, mientras que otros opinan que el gallo representa el vínculo del coronel y su esposa con su difunto hijo. Pero el día en que le preguntaron a García Márquez por el verdadero significado del gallo, él contesto que no era más que un simple gallo.

En la literatura se encuentran muchos “gallos”. El gallo, en el habla coloquial paisa, puede significar clítoris o problema, evidentemente cuando hablo de “gallos” hago uso de la segunda acepción. O mejor, para conservar el habla del caribe de las novelas de García Márquez, es más apropiado decir “mamadera de gallo”, lo que quiere decir tomar del pelo, burlarse o hacer creer algo que no es cierto. Si Cervantes viviera y leyera la interpretación de Kafka sobre el Quijote y Sancho, la dicotomía humana entre lo ideal y lo real, seguramente se reiría, porque para él quizá Alonso y Sancho solo eran un loco y un villano ingenuo. Cervantes le hubiera mamado gallo a Kafka.

Al ver Retratos en un mar de mentiras, desde mi perspectiva de estudioso de las ciencias políticas, la protagonista amnésica me abre un mundo de reflexiones. Si abordo la película como una narrativa del conflicto colombiano, una mujer sin memoria que viaja en un Renault 4 para recuperar la tierra de la que fue desplazada me dispara la imaginación. En primer lugar, porque por más francés que sea, no hay nada más colombiano que un Renault 4, y en segundo lugar porque en un contexto de posacuerdo la memoria es un elemento crucial para reparar todo lo que el conflicto dañó. O quizá solo se trata simplemente de una mujer amnésica y Carlos Gaviria, el director, me mamó gallo.

En otras latitudes, naciones que han tenido experiencia en la superación de conflictos acuñan el término posmemoria. La posmemoria es el resultado de un distanciamiento temporal que permite la revisión histórica, sin poner la mano en la herida, de algún conflicto sobre el cual se quiera profundizar. Algunos académicos han importado el término al país, entre ellos colegas que admiro y respeto, pero creo que caen en un error: aún estamos lejos de poder incorporar la posmemoria a la historia del país. Por ahora Colombia es como Marina, la mujer amnésica del Renault 4, y apenas está emprendiendo el viaje hacia su memoria.

En la teoría del conflicto, Galtung menciona tres elementos clave para una sociedad tras un escenario de violencia: la reconstrucción, la reconciliación y la resolución (conocido también como las 3R). Dichos elementos son transversalizados por un ejercicio de memoria colectiva que busca recomponer el tejido social. Autores como Malcolm Deas no están de acuerdo con el argumento anterior. Deas sostiene que no hace falta la memoria para la recuperar verdad, porque hay muchas memorias, una por cada parte del conflicto.

El punto de inflexión se encuentra en la concepción que se tiene sobre la memoria. Recuperar la verdad es un expectativa irrealizable, quizá es más apropiado reconceptualizar lo que entendemos por memoria. En la cultura griega clásica la memoria es personificada por Mnemósine, una titánide hija de Gea y Urano. Los romanos la identificaron con Monēta, cuyo nombre proviene de monēre, que además de memoria también significa advertir o enseñar.

La memoria, como enseñanza, permite reconstruir, reconciliar y resolver las problemáticas derivadas de un conflicto armado. ¿Y cómo se logra? Cuando Mnemósine yace con Zeus engendran las nueve musas, entre ellas a Melpómene, la musa de la tragedia. Y he aquí el cine como respuesta: Retratos en un mar de mentiras es una narrativa del conflicto que nos hace recuperar la memoria. 

 

*Docente de la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. 

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co