logo cepri
logo upb
Miércoles, 26 Septiembre 2018 12:13

La divergencia escocesa frente al Brexit

La divergencia escocesa frente al Brexit La divergencia escocesa frente al Brexit

Por:

Juan Camilo Gómez Montoya[1]

 

Palabras clave: Brexit, Escocia, Nacionalismo, Reino Unido, Unión Europea. 

 

La salida de la Unión Europea por parte del Reino Unido -de Gran Bretaña e Irlanda del Norte- es uno de los acontecimientos más importantes del sistema internacional en los últimos años. Esto ha puesto un obstáculo a los nuevos postulados de cooperación e interdependencia de los Estados. El Brexit (término acuñado para el acontecimiento) es un reflorecimiento de las conductas nacionalistas y patrióticas de la sociedad británica que no necesariamente abogan a la unidad del Reino Unido.

Años antes del Brexit, Escocia, el segundo país constituyente más importante del Reino Unido por su densidad poblacional, extensión territorial y crecimiento económico, llevó a cabo un referéndum en 2014 en el cual se votó por la independencia de Escocia frente al Reino Unido. El resultado reflejó una alta polarización de los escoceses, con una victoria no muy aventajada del no (a la independencia) de un 55,3% frente a un 44,7% del (Garrido, 2018). Este referéndum es la materialización, siguiendo la lógica de Ernest Gellner (2001), del movimiento nacionalista escocés; movimiento impulsado por la violación de la autonomía político-administrativa del sentimiento nacionalista.

El acto de la Unión del primero de mayo de 1707 fue el hecho histórico en el cual Escocia paó a ser parte del Reino Unido de Gran Bretaña (CIA, 2018), perdiendo de esta forma su autonomía absoluta. Producto de este hecho histórico, dentro de los actores políticos escoceses se suscita la necesidad de volver al país soberano anterior a ese primero de mayo de 1707. En 2014 se intentó alcanzar de nuevo la soberanía escocesa a través del referendun, sin embargo, a pesar de tan corta ventaja, no pudo concretar sus intenciones. La coyuntura política y económica del Brexit es el hecho histórico actual que motiva a llevarse a cabo un nuevo referéndum de independencia, abanderado tanto por parte de la sociedad escocesa como por el gobierno del país constituyente. 

El Brexit, más que despertar un nacionalismo británico, creó el ambiente propicio para que Escocia, y hasta Irlanda del Norte, reabran y/o mantengan el debate independentista. Partidos como United Kingdom Independence Party (UKIP) y el partido Conservador y Unionista no concuerdan con los ideales escoceses: los partidos abogan por una unidad británica, mientras que gran parte de los escoceses buscan acabar con dicho aspecto. En términos de Gellner (2001), el nacionalismo británico, como el nacionalismo efectivo, generó un ambiente propicio para el nacionalismo escocés, un nacionalismo potencial.

Guibernau (1996) concluyó, en su libro los nacionalismos, en que estos se dirigirían a legitimarse principalmente en las nociones de soberanía popular y democracia. El nacionalismo escocés no se erige como una consecuencia de la cultura escocesa homogénea, de los valores religiosos y morales de esta sociedad; es el sentimiento de los escoceses por tener su autonomía política y administrativa.

Escocia votó a favor de pertenecer, al igual que Irlanda del Norte, dentro de la Unión Europea. Con una votación del 62% en pro de quedarse en la organización frente a un 38% que abogaba en irse. Escocia, a través de su primera ministra Nicola Sturgeon, denunció el resultado como democráticamente inaceptable (McCormick, 2016); se sirvió de este hecho histórico para alegar frente al órgano central británico que de un nuevo referéndum de independencia. 

Aunque la salida aún no se ha materializado, puesto se requiere cumplir con ciertos requisitos formales de derecho internacional público relativos al tratado de Lisboa y otros textos, dentro del Reino Unido han surgido varias negociaciones tanto intra como interestatales de carácter post Brexit. El parlamento del Reino Unido y la primera ministra Theresa May se encuentran estudiando la posibilidad de aumentar el nivel de descentralización para evitar rupturas interinas y acabar con pretensiones independentistas. A su vez, el Gobierno de Escocia (2016) plantea la opción de retirarse del Reino Unido para mantener relaciones comerciales, puesto que la voluntad de los escoceses seguía firme frente a las relaciones comerciales con la Unión Europea. Nicola Sturgeon y el Partido Nacional Escocés han sido bastante claros en el apoyo a la causa independentista, y han sido críticos de las nuevas medidas post Brexit, ejemplo de ello es el alegato del gobierno escocés al cambio del formato del pasaporte británico.

Entre los argumentos más utilizados por parte del gobierno y la sociedad escocesa para retirarse del Reino Unido, es la intención de continuar en la Unión Europea para favorecer al comercio, retomar la autonomía política, y, por último, la falta de igualdad política dentro del Reino Unido (Gobierno de Escocia, 2016). Este último se reduce a un sentimiento de inferioridad de Escocia frente a la centralidad inglesa dentro del Reino Unido.

El nacionalismo escocés no se presenta como un fenómeno mítico o romántico de la cultura; es el resultado de las divergencias políticas entre países constituyentes. En el cual interviene en dicho fenómeno pretensiones no sólo políticas y sociales, sino que también económicas y comerciales. El sentimiento ya existía, no es nuevo, en el 2014 ya se había materializado formalmente; con la coyuntura del Brexit, se catalizó de nuevo y bajo nuevas lógicas que, con un nuevo referéndum de independencia (solicitado hace unas semanas por Sturgeon), pueden marcar un nuevo acontecimiento para Europa en el sistema internacional.

Referencias

Central de Inteligencia Americana. (2018). United Kingdom. En The world factbook. Recuperado de: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/uk.html

Gobierno de Escocia. (2016). Lugar de Escocia en Europa. Edimburgo: Gobierno de Escocia. Recuperado de: https://beta.gov.scot/publications/scotlands-place-europe/

Garrido, G. (5 de mayo de 2018). Miles de escoceses piden nuevo referéndum. En El Mundo. Recuperado de: http://www.elmundo.es/internacional/2018/05/05/5aeded6c22601daf508b460c.html

Gellner, E. (2001). Naciones y nacionalismo. J. Seto (trad.). Madrid: Alianza Editorial.

Guibernau, M. (1996). Los nacionalismos. C. Salazar (trad.). Barcelona: Ariel.

McCormick, J. (2016, junio 25). The New Divided Kingdom: A Brexit Post-Mortem. Foreign Affairs. Recuperado de https://www.foreignaffairs.com/articles/united-kingdom/2016-06-25/new-divided-kingdom}

[1] Estudiante de sexto semestre de Ciencias Políticas en la Universidad Pontificia Bolivariana. Este trabajo es producto de la preparación para el Concurso Arcadia 2018 organizado por la Universidad Militar Nueva Granada. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Construcción de paz local y territorial
analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co