logo cepri
logo upb
Martes, 13 Agosto 2019 16:02

Sri Lanka: Guerra y geoestrategia en la lágrima de la India

Atentados a iglesias en Sri Lanka: domingo de pascua de 2019 Atentados a iglesias en Sri Lanka: domingo de pascua de 2019

La isla esmeralda salió de las manos británicas para entrar en una sangrienta guerra civil entre cingaleses y tamiles. Hoy la lágrima de la India busca recuperar el esplendor perdido.

Por: Felipe Úsuga Pérez[1]

En la mañana del Domingo de Pascua de 2019 -el 21 de abril- se produjeron de manera casi simultánea seis explosiones en tres iglesias cristianas de tres ciudades distintas de Sri Lanka (Colombo, Negombo y Batticaloa) y en tres hoteles de lujo en Colombo, la ciudad más importante del país. En la tarde hubo otras dos explosiones: una frente a un hotel en Dehiwala y otra en una zona residencial en Dematogoda. Los 259 muertos -45 de ellos extranjeros- sumados al impacto mediático que implicaron los objetivos atacados -locales cristianos y turistas- y el día elegido, pusieron en los ojos del mundo por unas semanas al poco conocido Sri Lanka, que desde el final de su guerra civil en 2009 no sufría un derramamiento de sangre con tanta coordinación y crueldad (BBC News Mundo, 2019; CNN, 2019).

Más allá de tan desafortunado suceso, este pequeño país insular al sureste de la India es el escenario de una mezcla apasionante de culturas de todo el mapa afroasiático, de cuatro grandes religiones, de los intereses geoestratégicos de las grandes potencias y de una sangrienta guerra civil de la que apenas se recupera. Sri Lanka, a escasos 30 kilómetros del sudeste indio, con una población de unos 22,5 millones de personas, vería apenas en 2009 el fin de un conflicto separatista que bañó de sangre los verdes campos que le habían hecho merecer el título de la “isla esmeralda”, y se ha vuelto a situar en los ojos de los titanes asiáticos.

Colonización europea: el caldo de cultivo para el conflicto

Siglos atrás, el noroeste de Sri Lanka estaba conectado al actual estado de Tamil Nadu, al sur de la India, por el puente de Adán, un puente de tierra que dividía el golfo de Mannar (al sur) de la bahía de Palk (al noroeste). Por allí cruzaron los flujos de comercio y migración, tanto de nativos como de colonizadores, que crearon la amalgama de culturas que es Sri Lanka hoy; por allí llegaron el hinduismo y el budismo en sus primeros años de difusión, y funcionó como parada obligatoria en la Ruta de la Seda y las Especias: por allí cruzaron personajes como Zheng He, Marco Polo, Lorenzo de Almeida, e incluso algunas fuentes aseguran que Alejandro Magno visitó el pico de Adán, al sur del país (Nanayakkara, 2017).

Se presume que hace más de veinte siglos los cingaleses habitaban Sri Lanka, llegados cerca del s. VI a. C. del norte de la India; los tamiles, en cambio, llegaron del sur del subcontinente indio desde el siglo III a. C., invadiendo constantemente la parte septentrional de la isla -presionando a los cingaleses hacia el sur- y ocasionando reconquistas territoriales por parte de los gobernantes cingaleses, hasta que en el siglo XIV los tamiles establecieron un reino en el norte. A principios del s. XVI, la tradicional independencia de la isla fue arrebatada por los portugueses, quienes aprovecharon los conflictos internos para ocupar la región, aunque solo lograron tomar las zonas costeras y occidentales. Para el siglo XVII los holandeses tomarían estas regiones apoyados por el reino de Kandy, independiente en el centro de la isla. En 1796 la totalidad del territorio fue cedido al Imperio Británico, convirtiendose en colonia en 1802 –con la Paz de Amiens, luego de la Guerra de la Segunda Coalición– y uniendose formalmente al mandato británico en 1815, ahora con el nombre de Ceilán (Central Intelligence Agency, 2018). El dominio colonial acabó con el sistema de castas y monopolizó el poder al ocupar los últimos reinos que permanecían en la montañosa región central, las cuales llenó de plantaciones de té mientras que el resto de la isla lo dedicó a la siembra de árboles cocoteros y de caucho, definiendo así el rol geoeconómico de Ceilán como productor de materias primas.

Buscando neutralizar los sentimientos antiimperialistas, los británicos convirtieron a los tamiles en minoría privilegiada por el gobierno colonial y sus instituciones eclestásticas cristianas, otorgando puestos de mayor importancia en las administraciones y garantizandoles mejores posiciones socioeconómicas (Perera, 2016). De esta forma nació el caldo de cultivo para los rencores étnicos que, tiempo después, estallarían en uno de los conflictos armados más sangrientos de las últimas décadas.

La guerra civil

En el marco de los procesos de descolonización posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la independencia pacífica de Ceilán en 1948 fue empañada por la discusión étnica de la identidad de la naciente república. Los cingaleses, mayoritarios en la población del país, concentrados al suroeste de la isla y mayoritariamente budistas, sentían una inmensa aversión por la privilegiada minoría tamil, generalmente hinduista y aglutinada en el norte y este del territorio que –consideraban los cingaleses– había sido complice de un yugo colonial que había reprimido y perjudicado a esa mayoría (Pinto-Jayawardena, 2008).

Desde el primer parlamento del nuevo Estado los cingaleses, ahora con el privilegio de ser mayoría en una débil democracia, comenzaron a aprobar leyes que subordinaban a los tamiles: la Ley de Ciudadanía de Ceilán de 1948, por ejemplo, “requería que aquellas personas nacidas antes de la independencia demostraran que dos generaciones de sus familias habían nacido” en el país (Agencia de la ONU para los Refugiados, 2014, p. 4), por lo que muchos tamiles pasaron a ser apátridas, principalmente aquellos traidos por los británicos desde el sur de la India para trabajar en las plantaciones.

En 1956 se ratificó la Ley sobre lenguas oficiales, por medio de la que el cingalés pasó a ser el único idioma oficial del país. Para 1972 se aprobó una nueva Constitución que cambiaba el nombre del país de Ceilán a República Democrática Socialista de Sri Lanka y establecía un Estado cingalés budista, y eliminaba el artículo 29 de la anterior Constitución, que concedía algunas garantías mínimas a las minorías (Lewer & William, 2006, p. 232).

En ese contexto, el resto de la década estaría marcado por choques violentos entre los dos grupos y el nacimiento de guerrillas principalmente tamiles, mientras las políticas apuntaban a reducir la presencia de estos últimos en los diversos ámbitos de la vida nacional, en un intento por marginarlos del proceso de construcción de nación que vivía Ceilán. En 1976, las organizaciones políticas tamiles lideradas por el Frente Unido de Liberación Tamil adoptaron la Resolución de Vaddukoddai, que consagraba el objetivo de una nación tamil (Tamil United Liberation Front, 1976), y Velupillai Prahbakaran fundó la guerrilla de los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, mejor conocidos como Tigres Tamiles[1], como sucesores de un pequeño grupo anterior

Mapa del Tamil Eelam, el Estado tamil que aspiraban formar

 mapa.png

En 1983, con el asesinato de 13 soldados por parte de los Tigres Tamiles y la consecuente explosión de violencia étnica antitamil, comenzó la Primera Guerra del Eelam que duró hasta 1990. En ella la lucha se dio en el norte, y la India entró a interferir en el conflicto para dividir a los grupos separatistas tamiles, para evitar un potencial intento separatista en su propio territorio; cabe aclarar que los intentos de negociación de 1985 en Timbú (Bután) y de 1989 en Colombo (Sri Lanka) fracasaron (Kugiel, 2009, pp. 2-3). Ya en 1990, la guerrilla declaró la Segunda Guerra del Eelam, aprovechando que el gobierno indio había retirado sus fuerzas del terreno, y que el gobierno cingalés se enfrentaba también al Frente de Liberación Popular, la guerrilla marxista cingalesa. Al tiempo, los Tigres Tamiles monopolizaban la lucha separatista absorbiendo o eliminando a las demás guerrillas tamiles, e incrementaban su actividad terrorista a través del desplazamiento forzado –principalmente de musulmanes en la península de Jaffna, en el extremo septentrional del país– y del asesinato de importantes figuras políticas, como el primer ministro indio Rajiv Gandhi en 1991 y el presidente esrilanqués Ranasinghe Premadasa en 1993 (Mostefai, 2015).

En 1994 el nuevo presidente, Chandrika Kumaratunga, inició negociaciones de paz en Jaffna, las cuales fracasaron al año siguiente. Así, en 1995, con el ataque de la fuerza naval de los Tigres Tamiles a unos botes patrulleros de la armada esrilanquesa, comenzó la Tercera Guerra del Eelam en la que se intensificarían los enfrentamientos por el control territorial del norte del país y los ataques terroristas como medio para intentar cambiar el orden político (Ramonet, 2002, p. 57), apuntando a objetivos tanto estratégicos como simbólicos como el Banco Central de Colombo en 1996, el Templo del Diente en Kandy en 1998 o el Aeropuerto Internacional Bandaranaike en Colombo en 2001.

Luego de la victoria del Partido Nacional Unido en 2001, Noruega entró a mediar en las negociaciones entre el gobierno de Sri Lanka y los Tigres Tamiles que comienzan en 2002 y pasan por Bangkok, Oslo, Berlín y Tokio, fracasando en 2003 con la retirada de los tamiles de la mesa (Lewer & William, 2006, pp. 235-237). Las confrontaciones continuaron mientras las negociaciones avanzaban, hasta que en 2006 la guerrilla se negó a ofrecer un cese al fuego y declararon la Cuarta Guerra del Eelam.

De nuevo, el conflicto se recrudeció a tal punto que en 2009 las tropas del gobierno entraron a una ofensiva total: capturaron la sede principal de los Tigres Tamiles, quienes se replegaron a las zonas costeras, y comenzó el enfrentamiento final en que miles de civiles quedaron atrapados en el fuego cruzado. A pesar de que la guerrilla ofreció un cese al fuego y algunos organismos multilaterales llamaban a detener la confrontación, el gobierno esrilanqués siguió adelante con la arremetida. El 17 de mayo la guerrilla declaró su rendición, pero dos días después, el 19 de mayo de 2009, el presidente Mahinda Rajapaksa declaró la victoria sobre los Tigres Tamiles y la muerte de su fundador y líder Velupillai Prahbakaran. Así, terminaba en Sri Lanka la guerra civil entre el gobierno esrilanqués principalmente cingalés contra la guerrilla secesionista de los Tigres Tamiles, después de 26 años de lucha y la muerte de entre 80.000 y 100.000 personas (The Associated Press, 2013).

gráfica.PNG

La isla esmeralda hoy

La República Democrática Socialista de Sri Lanka tiene hoy una población de casi 23 millones de personas, de las que un 75% son cingalesas y un 11% tamiles, además de minorías musulmanas, indias y cristianas (Oficina de Información Diplomática del Gobierno de España, 2018). Su capital oficial, administrativa y legislativa es Sri Jayawardenepura Kotte, mientras Colombo es el centro comercial y económico del país; esto debido al caos vehicular y a sus consecuencias sanitarias en un contexto de alta densidad poblacional.

Hoy la situación de Sri Lanka es relativamente estable y la discusión política no va marcada por el contenido étnico de la nación. Los ataques de Domingo de Pascua se pueden entender mejor a la luz de los esquemas sociales que heredó la Sri Lanka actual de la Ceilán colonial, unos largos conflictos civiles con carácter étnico, y un contexto internacional en el que el terrorismo se ha vuelto el medio por el cual los grupos fundamentalistas canalizan las tensiones étnicas y políticas.

Estos ataques no se enmarcan en la confrontación cingalesa-tamil, al ir dirigidos de unos islamistas radicales -aunque el Estado Islámico se atribuyó el ataque, al parecer fue el National Thowheeth Jama'ath, un pequeño y desconocido grupo islamista de Sri Lanka, que podría traducirse al español como Organización Nacional de Monoteísmo- a unos objetivos importantes no debido a su carácter étnico sino a la sensibilidad mediática que implicarían -al incluir bastante población de distintos países y cristianos en un Domingo de Pascua- (BBC News Mundo, 2019). No obstante, el hecho de que presuntamente fueran una respuesta islamista a los ataques contra musulmanes del 15 de marzo en Nueva Zelanda, dan una pista de que el riesgo de violencia étnica y religiosa no está totalmente en el pasado, y que puede ser un reto para las instituciones esrilanquesas actuales, hastiadas de la guerra civil.

Pero más allá de la bruma del terrorismo, Sri Lanka, la isla esmeralda, la lágrima de la India, es un escenario apasionante: como cuenta Martínez (2018), “en casi cualquier región del país se puede encontrar un templo budista junto a una mezquita o una iglesia cerca de un colorido templo hindú, sin que ello afecte a la coexistencia normal de la población”, a pesar de que sus crisis institucionales tengan a la isla de nuevo en peligro de un rebrote del conflicto político (Martínez Á., 2018).

Referencias

Agencia de la ONU para los Refugiados. (2014). Reforma de leyes o políticas que permiten la adquisición automática de la nacionalidad. En ACNUR, Plan de Acción Mundial del ACNUR para acabar con la apatridia: 2014-2024 (págs. 1-35). Ginebra: ACNUR.

BBC News Mundo. (23 de abril de 2019). Ataque en Sri Lanka: National Thowheed Jamath, el grupo islamista al que acusan de uno de los peores atentados desde el 11-S. Obtenido de https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-48017503

BBC News Mundo. (25 de abril de 2019). Ataques en Sri Lanka: qué se sabe de los autores de la masacre del domingo de Pascua. Obtenido de https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-48058163

Central Intelligence Agency. (octubre de 2018). Sri Lanka. Obtenido de The World Factbook: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/ce.html

CNN. (21 de abril de 2019). Sri Lanka: ¿cómo se desarrollaron los ataques? Obtenido de Mundo: https://cnnespanol.cnn.com/2019/04/21/sri-lanka-como-ataques-explosiones-atentado-fotos-video/

Kugiel, P. (2009). El fin de la guerra civil en Sri Lanka: aspectos internacionales. Boletín del Polish Institute of International Affairs, 1-4.

Lewer, N., & William, J. (2006). El proceso de paz en Sri Lanka: perspectivas históricas, políticas, económicas y de resolución del conflicto. Anuario Asia Pacífico, 231-240.

Martínez, Á. (1 de noviembre de 2018). El pulso entre China e India amenaza la estabilidad de Sri Lanka. El País.

Martínez, L. (13 de febrero de 2018). Sri Lanka, una joya por explotar. Obtenido de El Orden Mundial: https://elordenmundial.com/sri-lanka-una-joya-por-explotar/

Mostefai, A. F. (2015). Sri Lanka: antes y después de la guerra. Bogotá: Observatorio Asia Pacífico Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Nanayakkara, S. (2017). Visit of Alexander the Great to the sacred mount of Sri Pada: Fact or Fiction? Obtenido de Sri Pada or Adam's Peak: Lanka's Holy Mountain: http://sripada.org/alexander.htm

Oficina de Información Diplomática del Gobierno de España. (junio de 2018). Sri Lanka, República Democrática Socialista de Sri Lanka. Obtenido de Ficha País: http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/SRILANKA_FICHA%20PAIS.pdf

Perera, C. S. (18 de enero de 2016). Ethnic problem was the making of the British colonial rulers, and the Tamil politicians. Obtenido de SinhalaNet: http://www.sinhalanet.net/ethnic-problem-was-the-making-of-the-british-colonial-rulers-and-the-tamil-politicians

Pinto-Jayawardena, K. (04 de junio de 2008). "Sri Lanka vive entre dos entidades extremistas". (E. Tomàs, Entrevistador) La Vanguardia.

Ramonet, I. (2002). Guerras del siglo XXI. Nuevos miedos, nuevas amenazas. Barcelona: Mondadori.

Stockholm International Peace Reasearch Institute . (2017). SIPRI Military Expenditure Database. Obtenido de SIPRI databases: https://www.sipri.org/databases/milex

Tamil United Liberation Front. (1976). Vaddukoddai Resolution. Vaddukoddai: 1st National Convention of the Tamil United Liberation Front.

The Associated Press. (28 de noviembre de 2013). Sri Lanka starts count of civil war dead. AlJazeera America.

 

[1] Estudiante de quinto semestre de Ciencias Políticas en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

[1] LTTE en sus siglas en inglés: Liberation Tigers of Tamil Eelam.

Construcción de paz local y territorial
analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - Colombia
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: maria.perdomog@upb.edu.co -
nicolas.beckmann@upb.edu.co