logo cepri
logo upb
Lunes, 29 Febrero 2016 23:53

El giro realista de la Alemania contemporánea

VALENTINA PALACIO* | 29 FEB 2016

La Alemania contemporánea, la que vemos hoy figurar en los medios internacionales con ímpetu y fuerza, la que se perfila como la nación más poderosa  dentro de la Unión Europea, es el resultado de como un Estado puede dirigir no sólo sus políticas internas, sino también su política exterior a estructurarse, desempeñarse y posteriormente, consolidarse, como potencia  económica y líder en términos políticos.

 

Aunque a lo largo de la historia, Alemania ha padecido las crudas consecuencias de la guerra y ha pasado del culmen, a la devastación interna y al aislacionismo, en el mundo de hoy, nos encontramos frente al renacer de la gran potencia del continente europeo. Atrás han quedado las consecuencias de las dos guerras mundiales, saldadas y superadas por los ciudadanos alemanes, quienes hoy observan y actúan ante el mundo de la mano de su gran canciller Ángela Merkel.

Dentro de la Unión Europea y conociendo las problemáticas a las que se ha visto enfrentada Europa, Alemania ha renacido de la mano del realismo político, dando un giro de 180 grados, después de su unificación en 1990, cuando cayó el muro de Berlín. En ese primer momento, el país enmarcó sus políticas internas e internacionales, en relación con la doctrina neoliberal de las relaciones internacionales. De esta forma, su compromiso con la expansión de los derechos humanos y la democracia por el mundo, el fortalecimiento de las instituciones internacionales y la ampliación de sus lazos económicos, se convirtieron en los elementos que definieron no sólo su política exterior, sino también, las políticas internas.

Ahora, haciendo del realismo su premisa básica en materia de política exterior,  ésta se ha permitido a sí misma, la apertura de las relaciones económicas, especialmente con China y Rusia. En el ámbito económico, es la economía más grande, fuerte y rica de la Unión Europea. Alemania lleva los hilos de la economía dentro de este organismo con un PIB de 3.025.900 millones de euros, al finalizar el 2015, ocupando un lugar privilegiado en el ranking mundial del PIB. A pesar de ser la segunda mayor población dentro de Europa, por debajo de Rusia, tiene a su favor el tener la mayor población entre todos los estados miembros de la Unión Europea, con alrededor de  81.191.537 millones de habitantes, cerrando el año 2015, lo cual le permite tener más mano de obra para su crecimiento industrial y económico.

Teniendo un absoluto margen de influencia en ámbitos como el político y el económico, la nación alemana es hoy la protagonista dentro del continente europeo. Los avances en política exterior y comercial se han constituido en la actualidad, en cambios sorprendentes para la comunidad internacional, entendiendo que las capacidades de un país como Alemania para destacarse, son arrolladoras. Estas acciones no representan otra cosa, que las ansias de poder y de influir en el orden internacional, sin hacer uso de las armas, pero haciendo uso del poder económico. Alemania está ejemplificando el uso del poder duro desde la perspectiva económica, enmarcado en la doctrina del realismo político.

Desligarse de la Unión Europea, pero continuar dentro de ella como el Estado que impone condiciones, ha sido una de las premisas que han girado la balanza a favor de Alemania, pues en entender que Europa se ha quedado viviendo en la historia, ha sido más que una simple suposición. Y entendiendo semejante premisa, es que esta potencia europea se ha convertido en lo que es hoy, y de la mano de la producción de energía nuclear y de la industria automotriz.  

Las exportaciones de productos fabricados y producidos en el interior como aparatos eléctricos y electrónicos, maquinaria, productos químicos, automóviles y productos farmacéuticos, han generado un superávit comercial, que la ubica en los primeros lugares del ranking de potencias económicas del mundo. La apertura de relaciones económicas y comerciales con Rusia y China, inimaginables ante los ojos de la comunidad internacional, continúan catapultando su poder de influencia de la mano de una mujer de hierro, una mujer con gran capacidad de liderazgo a nivel mundial y que ha sido la responsable de llevar a esta nación al lugar en el que se encuentra hoy. Ángela Merkel ha liderado también la lucha contra el cambio climático y contra la contaminación del medio ambiente, con el fin de materializar el compromiso alemán de la no fabricación de armas de destrucción masiva, mediante el uso de las centrales nucleares sólo para la fabricación de energía nuclear.

Las relaciones que se han logrado mantener con China, aunque se constituyen más en relaciones de tipo económico, también han buscado, estrechar la cooperación bilateral entre ambas naciones.  El actual gobierno chino, comprometido con la apertura de su economía gracias a los procesos de modernización e industrialización y buscado asumir una actitud más cooperativa con el exterior, ha visto en las relaciones con Alemania una posibilidad absolutamente importante para el crecimiento y la estabilidad de su política exterior; ya que el intercambio comercial entre los dos países supone, anualmente, alrededor de 150 millones de euros. Para China, Alemania es vista entonces, como la “puerta a Europa”. En resumidas palabras, Alemania requiere de un mercado como el asiático mientras China necesita tecnología como la germana. En esta vía, se han firmado un amplio número de acuerdos de carácter político y de contenido comercial, entre los que se mencionan, acuerdos multimillonarios con multinacionales como Mercedes Benz, Airbus, Telekom, Deutsche, Volkswagen y China Mobile. Esto implica que el 50% de las exportaciones europeas a China serán provenientes de Alemania. En cuanto a las relaciones con Rusia, éstas dan cuenta de una postura geoeconómica, que tiene gran interés en el tema energético. Alemania se ha convertido en el mayor socio comercial de Rusia, en el marco de una alianza con esta connotación. 

Poniendo punto final pero dejando una sensación de expectativa frente a lo que continuará ocurriendo con Alemania en un futuro cercano, nuestras perspectivas seguirán ancladas a la influencia y a los buenos resultados que ha tenido la Canciller Merkel. Alemania le debe sin duda, la posición que como potencia europea, juega hoy en el mundo. Deberá seguir siendo el país líder dentro de este organismo, determinando las políticas europeas que se desarrollen a nivel político y económico frente a la comunidad internacional.  Este panorama se resume entonces en el Giro Realista de la Alemania Contemporánea, contando con una política exterior autónoma, influyente e independiente, y una capacidad de poder económico y político consolidado, que pretenden trascender las fronteras políticas de la UE, en los ámbitos de la geopolítica y la geoeconomía. Como gigante económico y como potencia política, Alemania es y seguirá siendo, el Estado protagonista no sólo a nivel europeo, sino también en el margen de influencia del sistema internacional.

* Polítologa. Candidata a Magíster en Estudios Políticos. Pasante de Investigación del Grupo de Estudios Políticos UPB

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co