logo cepri
logo upb
Lunes, 21 Septiembre 2015 22:26

¿Una nueva crisis humanitaria?

Rescate de inmigrantes en el Mediterráneo Rescate de inmigrantes en el Mediterráneo Wikipedia

SEBASTIAN HURTADO CORREA* | 21 SEP 2015

Desde la Segunda Guerra Mundial el mundo no observaba una situación humanitaria como la que sucede actualmente. Millones de personas buscan refugio en otros continentes, cientos de miles mueren en el camino y muchos países no desean recibirlos. Se trata de una crisis que pone en duda la misma condición de la humanidad.

La inmigración no es algo novedoso en el ser humano. Somos originarios de África, pero hemos migrado hasta dominar todos los continentes del mundo. Esta en nuestra naturaleza: buscar mejores condiciones de vida. Sin embargo, las razones de la crisis de inmigrantes actual rebasaron hace mucho cualquier parámetro: se trata de una tragedia de proporciones enormes.

Las imágenes que encontramos en los textos históricos sobre el Holocausto (tanto judío, como chino, por solo mencionar dos pueblos de los tantos que han sido diezmados por políticas raciales en medio de la guerra) han creado una marca indeleble en la memoria genética de la raza humana. Los horrores que el hombre le puede causar al hombre retratados allí, demuestran que el viejo adagio latino "homo homini lupus est" (el hombre es un lobo para el hombre), popularizado por Thomas Hobbes , es verdad. Somos la única raza que se persigue a si misma.

Siempre hemos crecido que conociendo nuestra historia podremos evitar que se repita. Por eso se enseñan en los claustros educativos las atrocidades de las guerras y sus consecuencias, y hasta hemos creado un concepto como los derechos humanos, con el ánimo de proteger políticamente al hombre. Pero esto no ha sido suficiente, conocer no basta. Debemos entender e interpretar las causas de dichos actos y en esto la humanidad ha fallado.

La crisis de inmigrantes actual es consecuencias de muchos factores, la guerra, la imposibilidad internacional para detenerla, los extremismos que han surgido con razón a ella, entre otros muchos factores, innumerables ellos; pero lo que si es claro es que el mundo no ha comprendido como evitar estas crisis, seguimos repitiendo los mismos errores del pasado, el no actuar, el encerrarnos en nuestras fronteras, dejando morir a nuestros iguales en nuestras puertas.

La anterior afirmación puede parecer como una máxima fatalista, pero no lo es y es fácil explicarlo con un símil entre el mundo moderno y el mundo del Holocausto; ¿que tan diferente es el trato de Hungría a los inmigrantes sirios en su territorio y fronteras del trato que se le dio a los gitanos en el tercer Reich de Adolf Hitler? ¿Qué tan diferente son las matanzas en Gulags que realizó Stalin a las que perpetra el régimen de Bachar-Al Asad? ¿Acaso el extremismo del mal llamado Estado Islámico no recuerda al extremismo del Imperio Japonés en sus conquistas en la guerra del Pacífico?. Existen muchos mas ejemplos pero estos demuestran que solo conocer la historia no basta si no se comprenden las lecciones que ella trae.

Pero la guerra no es la única causa de la inmigración, también es la pobreza. Volvemos aquí a mencionar el destino de la naturaleza humana, alentada desde siempre a buscar mejores condiciones de vida. En el mundo contemporáneo, este fenómeno es causado por un crecimiento desequilibrado en materia económica en el mundo. Muchos estados justifican cerrar sus fronteras por el hecho de que su deber es con sus ciudadanos. Esto, sin duda es cierto. Pero también es cierto el hecho de que los derechos humanos son universales y que políticas restrictivas no solo los violan, sino que se tornan contraproducentes debido a que incentivan la inmigración ilegal.

En conclusión, no deberíamos sorprendernos por lo que está sucediendo en el mundo, por los niños muertos en las playas, por los barcos sobre poblados que naufragan en mar abierto, porque hemos sido nosotros mismos los que, al no entender las lecciones de la historia, creyendo que tan solo repitiendo mil veces como loros las historias de siglos pasados, bastara para que no vuelva a suceder, para que nuestros hijos entiendan que todos los hombres somos prójimos, vivamos o no en el mismo territorio, tengamos o no los mismos orígenes, tengamos o no las mismas creencias, en ese momento podremos superar este circulo vicioso de crisis que dejan en duda la calidad de racional que en teoría tenemos los hombres.

*Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho UPB.

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co