logo cepri
logo upb
Jueves, 05 Abril 2018 02:00

La geocultura como medio de control y dominio

La geocultura como medio de control y dominio Tomada por: Sara Maria Uribe Villa. Estudiante de Negocios Internacionales EAFIT.

DUVAN FERNANDO VALENCIA GARCÍA*

Luego de la caída de la URSS, los Estados Unidos se adjudicaron el dominio del mundo como el gran vencedor de la guerra fría, este triunfo hizo pensar a los Estados Unidos y a sus aliados occidentales, que tenían el derecho de extender el modelo económico capitalista y el modelo político democrático a las naciones orientales, muchas de ellas bajo la influencia de un ethos chocaba fuertemente con estas pretensiones.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, por al-quaeda, los grupos terroristas islámicos se convirtieron en los enemigos internaciones de Estados Unidos, así se justificó la intervención gringa a Afganistán para derrotar el régimen talibán y posteriormente su incursión en Irak, con lo que se generaron tensiones en el sistema internacional. A partir de esos hechos, las relaciones internacionales entre los Estados occidentales y los islámicos, ha estado marcada por la desconfianza, en occidente el islamismo es sinónimo de violencia, muerte y radicalismo, todo lo que huele a islam genera terror y por tanto hay que intervenirlo. Esta concepción occidental desconoce que el islam es una religión caracterizada por la búsqueda de la armonía y la paz.

Sin embargo, pretensión de los Estados Unidos y sus aliados occidentales no se reduce a la intervención militar, de todo aquello que huela a islamismo, su intensión también será liberar a los Estados musulmanes de ese ethos que justifica el radicalismo religioso y legitiman la permanencia de regímenes totalitarios y autoritarios en estos territorios.

La  primavera árabe[1], constituyó la materialización del intento de implantar el ethos occidental en los Estados musulmanes, los hechos violentos en Túnez, Egipto, Yemen y Libia, que ocasionaron el derrocamiento de los regímenes totalitarios de estos países, hicieron pensar que la democracia como forma de gobierno se erigiría como la salvadora de estos pueblos, contradictoriamente la primavera árabe provoco un vacío de poder que aún no se ha podido llenar, mostrando la imposibilidad de dar el giro del totalitarismo a la democracia en los Estados musulmanes, y con ello la imposibilidad de los Estados Unidos de controlar y dominar a través del ethos americano a la cultura islámica.

La cultura islámica y musulmana choca con los valores, el proyecto político y el liderazgo de los estados occidentales en cabeza de Estados Unidos y sus aliados de Europa, lo que nos coloca ante un nuevo escenario geopolítico, no consistente ya en la dominación territorial y de sus riquezas, sino de una dominación cultural, aspectos como libertades individuales, la fuente de la legislación, el papel de la mujer, fundamentalismo religioso y régimen totalitarista (teocracia), son algunos de los elementos que justifican esta pugna geopolítica de imponer por parte de los Estados Unidos la democracia occidental.

Es evidente que las sociedades musulmanas han tratado de dar pasos hacia la democracia, sucesos como la primavera árabe así lo demuestran, sin embargo, pretender que los Estados islámicos adopten  un régimen democrático es imposible, pueden que se den avances en el tema de los derechos humanos, pero la pretensión democrática contradice todo el ideario islámico, su cultura y su tradición, pretender que los Estados islámicos giren hacia la democracia occidental, traería grandes implicaciones, en cuanto que se sería una imposición de valores que hacen parte de otra cultura, sería un proceso de aculturación, que lo único que generaría es una despersonificación del hombre islámico.

Precisamente, los grupos radicales islámicos justifican sus acciones en la defensa de sus valores culturales, los atentados contra el diario satírico Francés Charlie Hebdo en el año 2015, luego de que estos publicaran varias imágenes donde ridiculizaban a Mahoma y a la religión islámica, muestran que la legitimación del accionar de los grupos radicales islámicos va mucho más allá de lo político.

En suma, la pretensión de occidentalizar a los Estados islámicos, ha revelado la intensión geopolítica de los Estados Unidos y sus aliados de occidente, de lograr ya sea por la vía militar o por la vía cultural, el control y el dominio de los Estados islámicos, constituyendo a la geocultura en un pretexto para alcanzar los fines de la geopolítica estadounidense, es decir¸ hacerse con el control de los yacimientos de petróleo, los recursos naturales y de una posición estratégica que le permitan alcanzar  la  hegemonía del orden mundial.  

 


[1] Nombre con el que se ha denominado una serie de protestas sociales y políticas desde el año 2010 en algunos países árabes, que llevaron al derrocamiento algunos regímenes totalitarios.

* Magister en Estudios Políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana, doctorando en Filosofía.

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: sara.piedrahitas@upb.edu.co