logo cepri
logo upb
Domingo, 10 Junio 2012 19:25

Irán: ¿Aún hay tiempo para la diplomacia?

Miguel Silva Moyano

06/03/2012

Barak Obama lanzó una amenaza a Irán. Busca disuadir al régimen de Teherán para que abandone el desarrollo ilegal de energía nuclear y de esta manera desactivar el inminente conflicto que podría involucrar a Israel, a otros Estados de la región y a los mismos Estados Unidos.

El pasado 4 de marzo, el presidente de los Estados Unidos pronunció un discurso ante el Comité Americano Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC) en el que emitió dos mensajes: por primera vez en lo que va de la crisis de Irán, Obama aseguró que no descarta el uso de la fuerza militar; por otra parte, pidió más tiempo para agotar mecanismos diplomáticos y de presión internacional.

Al día siguiente, Obama se reunió con el primer ministro Israelí, Benjamín Netanyahu, y reforzó el mensaje. El mecanismo de disuasión al que le apuesta Obama, sirve para tranquilizar a Israel y convencerle sobre la incondicionalidad del eventual apoyo de Washington a una intervención militar en Irán.

Israel, sin capacidad suficiente para librar una guerra contra Irán, depende completamente de los Estados Unidos, que en el contexto actual es el único que podría llevar a cabo una intervención de este estilo con relativo éxito. Así las cosas la cuestión es de tiempo: Obama pide tiempo para no tener que ir a la guerra y el tiempo de Israel está determinado por el ritmo del programa de energía nuclear iraní. ¿Y el tiempo de Irán?

Mientras Obama se reunía con Netanyahu, se conocían, mediante la prensa, algunas informaciones preliminares sobre los resultados de una jornada electoral crucial en Irán que redefine la relación de fuerzas en el parlamento y arroja algunas luces sobre las elecciones presidenciales del próximo año a las que el actual presidente, Ahmadinejad, no se podrá presentar.

Según se conoció el mismo 4 de marzo, Ahmadinejad perdió el control del parlamento y con ello perdió gran parte de las posibilidades de promover a su propio sucesor. Sin embargo, la derrota de Ahmadinejad está muy lejos de significar un cambio.

El poder del presidente en Irán es relativo ya que por encima de él está el mandato del líder supremo de la revolución Iraní, el Ayatollah Jameneí. Esto ha venido quedado más claro sobre todo durante el último año en el que Ahmadinejad perdió el apoyo de Jameneí. Hoy, los sectores más conservadores de la revolución iraní, seguidores radicales de Jameneí y quienes lograron mayorías en el parlamento iraní tienen la primera opción de triunfo de cara a las presidenciales del próximo año.

La victoria aplastante de Jameneí lleva un mensaje implícito al sistema internacional: La voluntad de Irán por avanzar en su programa nuclear parece ser inmune a las presiones internacionales y a las sanciones económicas. De hecho, el triunfo de los sectores más conservadores en Irán se traduce en el fortalecimiento del régimen y en una mayor radicalización de la política exterior de Irán. No hay que olvidar que Jameneí ha promovido personal y públicamente vengar la muerte de los científicos iraníes.

El programa nuclear iraní hace parte de una política de Estado promovida directamente por su líder supremo, el Ayatollah Jameneí. De hecho, el triunfo de los conservadores reafirma la voluntad del régimen por avanzar en su consolidación como potencia nuclear.

El tiempo de Irán está determinado por su capacidad para avanzar más rápido en el programa nuclear. Una vez haya desarrollado este tipo de energía, aun sin comprobarse su capacidad para el desarrollo de armamento derivado de la misma, Irán tendrá un nuevo recurso de poder que utilizará en función de su política exterior.

Obama ha pedido tiempo pero en realidad no le queda mucho. Israel, con todo y su incapacidad para afrontar la guerra contra Irán por si solo, no esperará hasta que sea demasiado tarde, por lo que si la salida diplomática no muestra frutos pronto, se vería obligado a una intervención unilateral. Como sea, Israel no irá sólo a la guerra ya que su situación de vulnerabilidad se traduce directamente en una vulnerabilidad estratégica para Estados Unidos. Aunque la iniciativa sea solo de Israel, Estados Unidos se verá obligado a actuar.

Miguel Silva Moyano

profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co