logo cepri
logo upb
Viernes, 01 Junio 2012 19:19

La posición de Israel en el Sistema Internacional

Daniel Montoya Upegui

En este paper se analizará la posición de Israel en el sistema internacional de acuerdo a sus elementos de poder duro y blando, y al papel que juega el Estado judío en ese hervidero que es el Medio Oriente.

En cuanto a los elementos de poder duro, empecemos por el de la población, en el que Israel no se destaca, pues a pesar de que en general una buena parte de su población goza de un buen nivel de vida, Israel tiene 7’473.052 habitantes, lo que lo ubica en el puesto 96 con respecto al resto del mundo, y no lo hace ni un mercado tan importante como lo pueden ser otros países más poblados, ni un Estado que pueda tener las reservas en el Ejército que tienen países como China, Estados Unidos y Rusia, aunque hay que reconocerle a este Estado el numeroso, capacitado y equipado Ejército con que cuenta, a pesar de su territorio y su población.

Un aspecto positivo dentro de este elemento del poder duro es que en general se puede decir que la población de Israel es joven, por cuanto su media de edad es de 29.4, y el 27.6% de la población es menor de 15 años. Aquí es necesario resaltar que el 23.6% de la población es no judía, sobre todo árabe, y que en Israel sólo los judíos y los drusos están obligados a prestar servicio militar. Además las mujeres árabes tienen más hijos que las judías.

En cuanto al territorio es un país bastante pequeño. Con 20.770 km2, prácticamente igual al departamento de La Guajira, hay 152 países más grandes en el mundo. A pesar de esto es importante su ubicación a orillas del mediterráneo, y su costa en el golfo de Aqaba. Por otro lado, los Altos del Golán también son un territorio estratégico por ser una elevación montañosa en la frontera con Siria, lo que le da a Israel una ventaja ante la posibilidad de una contienda. Además éstos cobran mayor valor por ser, junto con el Mar de Galilea, la fuente de agua para todo el Estado Israelí, lo que le permite inclusive que a pesar de su clima cálido y seco, y de su suelo árido, la agricultura sea el tercer componente más importante de la economía, y se destaquen en calidad, por ejemplo, sus cítricos.

En la parte económica Israel cuenta con un PIB de USD 217.100 millones, que lo ubica en el puesto 51 del mundo; nada mal para un país con su territorio y población. Colombia, por ejemplo, ocupa el puesto 29 con USD 431.900 millones, teniendo en cuenta que posee 55 veces el territorio del Estado judío, y 7 veces su población. Y es de destacar que uno de los sectores más importantes de su economía es la tecnología, específicamente en aviación, comunicaciones y tecnología militar. Los Estados Unidos son su primer socio comercial tanto en exportaciones como en importaciones, con un 35.05% y 12.35%, respectivamente.

Y para terminar con el poder duro, Israel es el sexto país en el mundo que más invierte en seguridad y defensa con relación a su PIB, con un 7.3%. Valga la comparación para contextualizarnos, Estados Unidos, por ejemplo, ocupa el puesto 24 con el 4.06%.

Segundo, en cuanto a su poder blando, y empezando por el factor del origen del poder, es decir, si es una democracia o una autocracia, Israel es una democracia parlamentaria, según ella, la única de Oriente Medio, lo que, junto con otras características como el 22.6% de su población judía nacida en Europa o en los Estados Unidos, y la ascendencia europea o estadounidense que una parte importante del 67.1% de judíos nacidos en Israel tiene, le permite tener una cercana relación con las democracias occidentales.

Otro elemento importante en el país mediterráneo es la cultura y la educación, pues tiene una alfabetización del 97.1%, resultado de ser el trigésimo país que más invierte en educación en el mundo, con un 5.09% del PIB. En cuanto a su idioma, Israel es el único país del mundo cuyo idioma oficial es el hebreo, que en general es hablado por pocas personas en el mundo, cosa que de seguro influye en el que la mayoría de su población hable inglés. Sin embargo es claro que la importancia de Israel está dada por su poder duro, especialmente en lo militar, y que el poder blando no es prioridad en su visión realista de las relaciones internacionales.

Y como último elemento analicemos el contexto en el que se encuentra Israel con respecto a su región, el Medio Oriente, y a sus países vecinos. Sabemos que esta es una región complicada en parte por la presencia de Israel, con su enemistad con Siria, Líbano e Irán, y con el problema palestino, que ayuda a caldear los ánimos y a justificar la actitud hostil de dichos países, y de muchos musulmanes, ONG’s internacionales y académicos en otras latitudes. La situación se agrava si se tiene en cuenta que Israel dice estar en guerra con el radicalismo islámico, específicamente con Irán, Hezbollah y Hamas, de los cuales el segundo hace parte del gobierno de Líbano, y el último gobierna la Franja de Gaza.

Y las perspectivas en dichos conflictos no son nada buenas. Primero, con Irán, el radicalismo de sus líderes religiosos y el consecuente radicalismo de su pueblo, facilitado por su carácter chií, no hacen pensar en un cambio cercano. Además, no es muy posible que las revueltas actuales en el norte de África y el Medio Oriente toquen al país persa y hagan cambiar las cosas, pues es uno de los Estados en los que más apoyo tiene el gobierno por parte del pueblo en el contexto de los países musulmanes del Medio Oriente.

Segundo, tanto en Líbano como en Gaza hay cierto sentimiento hostil hacia Israel, debido, por nombrar sólo motivos recientes, a la guerra del primero con el Estado judío en 2006, y a la Operación Plomo Fundido, en la que Israel ocupó y bombardeó el segundo, en 2008. Eso favorece a que Hezbollah y Hamas sigan gobernando, aparte de que estos grupos cuentan con el poder intimidatorio de las armas, y han demostrado estar dispuestos a usarlo, como cuando en 2007 Hamas expulsó de la Franja a los partidarios de Al Fatah, haciéndose al control total de Gaza. Además, en relación con las eternas negociaciones con la ANP, aunque sea tal vez una visión simplista, no es fácil creer que con el actual gobierno del conservador Likud, en cabeza del aún más conservador Netanyahu, que gobierna en coalición con los partidos judíos religiosos de Israel, tengan éxito unas negociaciones que aunque arrojaron avances, no llevaron a resultados importantes con Ariel Sharon, o Yitzhak Rabin.

Y si esa es la situación con Líbano, con Siria no cambian mucho las condiciones, pues Israel difícilmente estará dispuesto a devolver los Altos del Golán, arrebatados en la Guerra de los Seis Días en 1967, debido a la importancia que estos tienen, por las razones ya mencionadas.

Por otra parte, Israel ha gozado de unas buenas relaciones con Turquía, que ha parte de ser, junto con Irán y Egipto, un país clave a la hora de hablar del oriente musulmán, adquiere un valor especial por ser el país islámico con el que Israel ha tenido mejores relaciones. Sin embargo éstas comenzaron a deteriorarse con la reacción de Erdogan a la operación Plomo Fundido, y se rompieron definitivamente con el impase de la llamada Flotilla de la libertad, no habiéndose podido recuperar desde entonces.

Por último, con Egipto la relación de Israel ha sido buena en los últimos años. La importancia de este, a parte del papel ya mencionado que juega en Oriente Medio, radica en su frontera con la Franja de Gaza, por la necesidad que tiene Israel de que su vecino se comprometa seriamente a mantener cerrado el paso de Rafah, y a evitar el comercio de armas para Hamas a través de túneles. Por cierto, el día de ayer, 26 de mayo, el nuevo gobierno egipcio anunció la apertura de dicho paso, tras cuatro años de estar cerrado.

Creo que con esto queda bien claro por qué Israel ha tenido que priorizar el poder duro, y que gracias a ello puede hoy seguir existiendo y desempeñar un rol importante en el Medio Oriente, como democracia y como único Estado judío del mundo, precisamente rodeado de países árabes.

Daniel Montoya Upegui. Estudiante Facultad de Ciencias Políticas UPB

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co