logo cepri
logo upb
Jueves, 14 Abril 2016 15:55

Polonia: Frontera brillante

SARA PIEDRAHITA SIERRA*  | 15 ABRIL 2016

Polonia es referenciado como uno de los países de mayor importancia geoestratégica en la situación actual de Europa, a la que no le basta con tener que hacer frente a situaciones exógenas (como la crisis de los refugiados), sino que ahora debe ponerse en guardia ante el cambio político interno de uno de sus estados con mayor florecimiento cultural y económico en los últimos años.

 

 

No podrían encontrarse suficientes palabras para alabar el crecimiento reciente de Polonia. Tras “25 años de su Libertad” como dicen los mismos ciudadanos del país, Polonia se ubica como uno de los Estados más prometedores en cuanto a crecimiento económico y desarrollo humano, siendo la mayor representante de la aplicación de los valores de la Unión Europea y del desarrollo cultural del continente, además de encontrarse en el centro de la atención mundial por su tamaño y posición geoestratégica.

 

Pisando fuerte y tras superar su historia, el país se proyecta como uno de los más influyentes líderes europeos y demuestra a sus vecinos que ya no es un alejado país necesitado de ayuda, sino uno de los constructores del nuevo camino a seguir.

 

Bien podríamos hablar del desarrollo de Polonia sin interrupción a lo largo de su historia como nación democrática, pero dos situaciones nos lo impiden en la actualidad. Para entender la situación fronteriza de Europa y el actual devenir del gobierno polaco es necesario explicar con la profundidad que se nos permita la situación actual del país.

 

Como primera situación el giro a la derecha, tanto en parlamento (con el 39% de votos y 242 diputados de un total de 460 [EL PAÍS, 26 de Octubre del 2015]) como en las elecciones presidenciales (con una conquista del 51,55% de los votos), genera una duda y una preocupación a los países miembros de la Unión Europea que ven amenazados no solo sus valores, sino la participación de un país tan importante en la solución de las problemáticas que agobian a la organización.

 

Desconfiando tanto de Moscú como de Bruselas, el nuevo partido en el gobierno Ley y Justicia (PiS) ha sido uno de los mayores perseguidores de la democracia y de la oposición interna que se han visto en el continente. Los discursos nacionalistas y populistas que los han llevado al poder generan desconfianza económica y en alguna medida, una separación de las políticas internas del país respecto a las pactadas por la Unión Europea.

 

Adicional a esto el hecho radical de la desconfianza hacia Rusia (fundamentada en la teoría de la conspiración propuesta por Jarosław Kaczyński, líder del partido en ejercicio del poder, respecto a la muerte de su hermano), tras la toma de la península de Crimea, territorio Ucraniano, y las supuestas palabras de Vladimir Putin a los representantes Ucranianos – una amenaza respecto a su capacidad militar que versaba “If I wanted, in two days I could have Russian troops not only in Kyiv, but also in Riga, Vilnius, Tallinn, Warsaw, and Bucharest.”

 

Pareciera que las votaciones se vieron altamente influidas por discursos que apelan al nacionalismo polaco y a las emociones personales, así como a los afectados por las políticas económicas neoliberales europeas que generan desequilibrios entre la zona urbana y lo rural; y que apenas ahora, tras la toma de posesión del partido, se preocupan sus vecinos por el verdadero curso que vaya a tomar la política exterior de Polonia.

 

Abogan miembros del partido en gobierno, y personajes importantes como el exministro de exteriores Witold Waszczykowski, que la situación geopolítica contemporánea requiere una mano más firme para hacer frente a: la belicista Rusia que no solo invadió Ucrania, sino que ha violado el espacio aéreo de los Estados Balcánicos, Turquía, Finlandia y Polonia y que presenta una amenaza en general para las fronteras de la Unión Europea; la crisis económica de la Zona Euro; los flujos migratorios que han desestabilizado la región; y eventos como la posible salida del Reino Unido, uno de los principales aliados de Polonia, de la UE.

 

A pesar de lo que dicen, y como segunda situación, se encuentra la preocupante modificación de leyes y limitación de la Corte Constitucional del país; este hecho no solo ha generado la posibilidad de limitar los medios de comunicación, sino que ha permitido reformar la constitución para alargar la permanencia del PiS en el poder, por un tiempo superior a los cuatro años establecidos.

El control de instituciones democráticas es una de las mayores preocupaciones para los países del continente que ya tienen sus ojos posados sobre el país. El hecho de que Hungría haya tenido una transición similar hacia la derecha y el autoritarismo en los años anteriores, no puede significar que se ignore la situación en un país tan importante para el futuro de la región como lo es Polonia.

 

Situaciones específicas como una posible investigación a Donald Tusk, líder de la oposición y actual presidente del Consejo de la Unión Europea, generan desconfianza y vientos de inquietud respecto a la permanencia dentro de la Unión Europea; pero no faltan analistas que relacionan la desconfianza hacia Rusia de Kaczyński como un voto de confianza a la permanencia aliada con los valores de occidente.

 

En cuanto a la opinión de la población civil tras transcurridos los dos primeros meses del año, dos frentes han reflejado su inconformidad con la nueva forma de gobernar. Aquellos que votaron a favor del PiS por su campaña de moderación respecto al periodo anterior en que alcanzaron el poder, se encuentras altamente inconformes y lo manifiestan en encuestas realizadas por medios de comunicación opositores en proceso de ser cerrados. Además, las protestas se han trasladado también a las calles donde miles de personas en 20 ciudades diferentes abogan por la defensa de la Corte Constitucional y la democracia.

 

Se podría decir que dudas y contradicciones rigen por el momento entre el país y sus aliados, pero una cosa es segura, el paso al autoritarismo directo en Polonia no sucederá sin que se vea la oposición de la población y sin que los países de Europa deban considerar hacerle frente, poniendo su atención en la estrella brillante que delimita sus fronteras.

 

*Estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas de la UPB

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co