logo cepri
logo upb
Martes, 11 Abril 2017 18:47

¿Qué le pasó a la democracia en Venezuela?

SANTIAGO FRANCO CARDONA*

El populismo es una forma de acción política muy peligrosa. Venezuela ha atravesado por varias décadas de gobiernos populistas, de los cuales el más importante ha sido el del expresidente Hugo Chávez Frías. Sin embargo, Nicolás Maduro, actual presidente de Venezuela, no ha logrado llegar a los niveles de apoyo y aprobación de su predecesor, y mucho menos ha tenido la posibilidad de mantener el control de las instituciones políticas en el país andino a través de lo que Webber llamaría “legitimidad carismática”.

Podría rastrearse lo que ocurrió el pasado primero de abril hasta el cambio constitucional que sufrió Venezuela en 1999, en el que algunas instituciones políticas quedaron cooptadas por el chavismo, entre ellas el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Esto, sin embargo, no generaba mayor descontento, ya que en el país existía bonanza petrolera, y, como han estado acostumbrados los gobiernos en Venezuela, el gasto público se elevó de manera estrepitosa para mantener la popularidad del gobierno, situación que luego derivó en crisis política y económica, y, posiblemente termine, como ha ocurrido en otros períodos presidenciales, en transición de gobierno. El actual período del presidente Nicolás Maduro está experimentando la misma crisis que llevó al Caracazo en 1989, con varios agravantes importantes.

El primero, es que en las pasadas elecciones parlamentarias los diputados chavistas terminaron siendo minoría, la oposición alcanzó 112 de los 167 escaños disponibles. El segundo es que los precios del petróleo no parecen estabilizables gracias al uso del fraking a nivel internacional. El tercero, es la fortísima polarización, que no existía en los tiempos de Chávez, y cuya muestra flagrante es el resultado electoral de los pasados comicios, y, finalmente, la alta presión internacional que ha caído sobre este gobierno.

Cuando al populismo se le va de las manos el apoyo popular solo le queda una alternativa: la cooptación de las instituciones político-democráticas para mantenerse en el poder. Chávez ya le había dado vía libre a Maduro dejándole un TSJ chavista. El problema de todo esto es la ruptura de la división de poderes, uno de los elementos más importantes de los Estados Modernos y que sostienen desde la base el sistema democrático. Fue por ello que casi todos los países de la OEA convocaron a una reunión extraordinaria para tratar la situación de Venezuela luego del informe publicado por Luis Almagro y la decisión del TSJ de abrogarse las decisiones del parlamento; así también, los países del Mercosur aplicaron la Cláusula Democrática del tratado de Asunción a lo que consideraron un atentado en contra de la “democracia representativa y a la separación, independencia y acatamiento de los poderes públicos”.

Ambos extremos del espectro político en el país están sobre radicalizados. Venezuela no es todavía una dictadura, aunque, hay que aceptarlo, la sentencia del TSJ fue una línea que hasta ese momento el chavismo no se había atrevido a cruzar. Afortunadamente, la presión internacional logró revertir lo que para muchos fue un “autogolpe de Estado”.

 

¿Cuál puede ser la alternativa?

Los gobiernos de izquierda en América Latina, que llegaron al poder por vías democráticas, han tratado de mantenerse en él lacerando esas mismas instituciones que modificaron el statu quo a su favor. El ejemplo de Maduro es sólo uno de los muchos que vemos en la región.

El problema del populismo es que detrás de él los individuos se sienten beneficiarios del sistema, no sus participantes. Es por ello que el gobierno trata de mantener el apoyo de la población a través de políticas altamente populares. El objetivo es combatir la lógica de los beneficiarios para que los ciudadanos se conviertan en actores críticos del sistema en el que viven, y salgan del discurso maniqueísta a menudo impuesto por este tipo de gobiernos.   

Venezuela es entonces, hoy día, una democracia delegativa, que, en palabras de O’Donnell, son aquellas en las que reina la premisa de “quien gane una elección presidencial tendrá el derecho a gobernar como él (o ella) considere apropiado, restringido solo por la dura realidad de las relaciones existentes y por un período de funciones limitado constitucionalmente”.

Este tipo de democracias tienden a ser supremamente lascivas para las instituciones democráticas, tanto es así que suelen gobernar a partir de mecanismos de negociación imperfectos, no institucionalizados; a saber: el paternalismo, el clientelismo y la corrupción.

Las instituciones políticas, en tanto generan certidumbre respecto de una serie de opciones fijas y posibilidades estratégicas de los actores institucionales, son los pilares del sistema democrático y suelen sostener niveles de negociación bastante aceptables entre los actores. Esto es importante porque previenen decisiones arbitrarias traídas del ejecutivo. Es así como los altos niveles de negociación, aunque hagan las políticas públicas parsimoniosas, suelen evitar defectos manifiestos.

Es esta debilidad institucional la que hace que en Venezuela Maduro no le rinda cuentas a las demás instituciones del Estado, que se supone están ahí para controlar lo que hace, ni tampoco al electorado, del que busca su apoyo constante. Es también de esta manera como la sensación de crisis provocada por el actual gobierno puede ser un terreno fértil para que se mantenga la debilidad institucional; y el populismo, muy común en las democracias delegativas, se mantenga.

La alternativa para Venezuela es entonces, en palabras de O’Donnell, una redemocratización de su sistema político, esto es, un cambio institucional profundo. Se trata de recuperar la efectiva pero consiente participación política de los actores, y sobre todo la división de poderes, elementos que generan certidumbre respecto del sistema político y permiten el tan necesario barganing cuando se trata de formular políticas y mantener un gobierno democrático. En resumidas cuentas, Venezuela necesita más instituciones democráticas, esto es, más democracia representativa (liberal) y menos populismo.

*Estudiante de Ciencias Políticas - Universidad Pontificia Bolivariana

 

Referencias

Alfredo, M. (2 de Abril de 2017). Maduro intenta desmarcarse del auto golpe. El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/01/america/1491013753_174595.html

Alonso, N. (4 de Abril de 2017). 19 países declaran en la OEA una violación del orden constitucional en Venezuela. El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/04/america/1491263416_168180.html

Arenas, M. (27 de Marzo de 2017). El demoledor informe de la OEA sobre Venezuela. Semana. Obtenido de http://www.semana.com/mundo/articulo/oea-convoca-reunion-extraordinaria-por-situacion-de-venezuela/519920

BBC Mundo. (4 de Abril de 2017). "Alteración inconstitucional del orden democrático" en Venezuela: la resolución de la OEA tras una turbulenta reunión que Bolivia acusó de "ilegal". BBC Mundo. Obtenido de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39487179

BBC Mundo. (2 de Abril de 2017). Del "autogolpe" a las "aclaraciones de oficio": los tres días que estremecieron a Venezuela por la decisión del Tribunal Supremo. BBC Mundo. Obtenido de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39471347

BBC Mundo. (5 de Abril de 2017). Los enfrentamientos violentos de opositores y policías marcan la jornada de protestas en Venezuela. BBC Mundo. Obtenido de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39497439

Castro, M. (1 de Abril de 2017). La oposición denuncia un golpe de Estado en Venezuela. El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/30/actualidad/1490889781_349765.html

Gallegos, R. (03 de Agosto de 2016). Venezuela's Addiction. Foreing Affairs. Obtenido de https://www.foreignaffairs.com/articles/venezuela/2016-08-03/venezuelas-addiction

Naím, M. (4 de Febrero de 2017). El populismo: manual para usuarios. El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/04/actualidad/1486229375_873986.html?id_externo_rsoc=FB_MX_CM

O'Donnell, G. (1993). Democracia Delegativa. Journal of Democracy en Español.

Rivas, F. (2 de Abril de 2017). Mercosur aplica la cláusula democrática a Venezuela. El País. Obtenido de http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/01/america/1491076022_326137.html

Semana. (30 de Marzo de 2017). Venezuela amaneció sin Parlamento. Semana. Obtenido de http://www.semana.com/nacion/articulo/venezuela-en-crisis-parlamento-sin-funciones-las-asume-la-corte-suprema/520142

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co