logo cepri
logo upb
Domingo, 10 Junio 2012 19:26

"Si definimos derecho universal, todas las personas tienen derecho a tener una vida digna"

26/04/2012

Entrevista:  El centro de Estudios de Política y Relaciones Internacionales CEPRI, a través del Grupo de Análisis de Tendencia y Coyuntura Internacional*, realizó una entrevista a GONZALO DE CESARE, en su visita a la Universidad Pontificia Bolivariana en el mes de abril de 2012.

 CEPRI: ¿Qué opina del término justicia universal?

GONZALO DE CESARE: No me gusta hablar de derecho universal, creo que es más fácil hablar de derecho humanitario y derechos humanos . Si definimos derecho universal, todas las personas tienen derecho a tener una vida digna, necesitamos instrumentos para llegar a implementar ese derecho universal, mecanismos como lo son las convenciones de la ONU, pero a veces las convenciones fallan porque no son respetadas, algunos países firman pero luego las ignoran. Pero no por eso se van a dejar de tener esos mecanismos.

CEPRI: ¿Cómo poder armonizar ese derecho universal   con la legislación interna de otros países?

G.D.C.: En Argentina, hace muy poco se ha podido armonizar. Ha habido perdones, pero no estaban en el marco del Derecho humanitario, donde hay crímenes que nunca prescriben, así que creo que existe la manera legal de hacerlo. Pienso que España no lo va a hacer, pero también depende de la sociedad en la que se mueve, no es necesario hacer un nuevo proceso cuando ha pasado tanto tiempo, si la sociedad en sí no lo necesita. Por ejemplo, cuando se habla de Camboya, con los crímenes de los años 70, el Tribunal se estableció en el 2006, pero para Camboya era importante por el tema de la memoria. Para España no es el tema de la memoria, porque ésta existe y no creo que por el hecho de que haya habido perdones, haya habido olvido. En Argentina, los perdones no llevaron a tener ese sentimiento de justicia por parte de la sociedad, y por eso se abren nuevamente los procesos.

CEPRI: Hay cuestiones que a toda la humanidad le interesa que sean aclaradas. Si en determinado momento un Estado se niega a abrir un proceso, a que la justicia universal conozca del caso, ¿qué mecanismos puede utilizar la comunidad internacional para obligar a ese Estado?

G.D.C.: Muy pocos. Cuando un Estado se niega, el único mecanismo que tiene la comunidad internacional, es el de imponer sanciones al país, que generalmente son económicas, pero, ¿hasta qué punto se puede llegar a sanciones económicas sin castigar al pueblo? Entonces, cuando un Estado se niega completamente, los mecanismos son casi cero, fuera de una intervención militar o las sanciones económicas que puedan aplicarse, pero su eficacia es dudosa.De nada serviría un bloqueo, porque lo que se estaría afectando sería la comunidad. El bloqueo no permite al pueblo vivir, hace que su situación empeore.

CEPRI: En el tribunal, ustedes tuvieron que enfrentar casos que son contradictorios. Por ejemplo, cuando hay crímenes de lesa humanidad, tienen que velar por que se cumplan los derechos de las víctimas, pero también los de los victimarios. ¿Qué hacer cuando hay oposición entre los derechos de las víctimas y el de los victimarios al reconocimiento de sus garantías procesales?

G.D.C.: Los tribunales mantenemos el debido proceso, nos enfocamos en eso como el único instrumento que tenemos para poder mantener el balance equitativo; hay que tener en cuenta los derechos de las víctimas y de los victimarios, el acusado tiene el derecho a no entrar a la corte ya sentenciado, como fue el caso de Sadam Hussein, que entró y era culpable. En el caso de los tribunales, al acusado se le trata de esa manera, nunca se dice que es un criminal. Por eso, el centro de detención que hay en La Haya no es una cárcel donde cumplir la pena, ahí las personas tienen muchos derechos.

CEPRI: En los juicios de Nüremberg se juzgó a los nazis, al término de la Segunda Guerra Mundial. En ésta hubo excesos de parte y parte, si uno observa la actitud de los aliados, específicamente de Estados Unidos en Japón, cuando arrasó por completo con varias ciudades japonesas. ¿Cómo hacer para que estos tribunales también juzguen, no solo a los que se señalan como perdedores, sino también los excesos y abusos de los vencedores?

Esa es exactamente la diferencia que tenemos los nuevos tribunales, los tribunales de Naciones Unidas y los híbridos, con respecto al tribunal de Nüremberg, porque este fue creado por los vencedores, que es mas o menos lo que pasó en Iraq con Saddam Hussein,en donde los vencedores crearon un tribunal. Por eso hay tan solo una parte, mientras que en el tribunal creado para Rwanda y el tribunal híbrido para Yugoslavia, no solo se juzgó a ciudadanos serbios, sino que también hay casos en contra de croatas, bosníacos y albanos; porque es un tribunal imparcial, simplemente mira los hechos, quién los cometió y no su nación ni su país, tan solo a la persona y ésta es quien es llevada a la Corte, porque el sentido del tribunal de Nüremberg era el de culpa colectiva, por el cual todos los alemanes son culpables. El tribunal para ex Yugoslavia, trató y trata de decir: “no, no es el pueblo serbio o croata, son quizás las fuerzas militares, el gobierno, en fin, pero no es el pueblo”.

El Tribunal de Nüremberg no es un ideal, somos completamente diferentes porque no estamos inspirados en ellos. Este no advirtió lo que hicieron los aliados, el bombardeo de Dresden, que destrozó la cuidad y con ello causó la muerte de muchos civiles. Creamos un tribunal imparcial, dirigido por una organización: Naciones Unidas.

CEPRI: ¿Qué criterios se tienen para elegir a estos jueces?

G.D.C.: Los jueces de los tribunales de Naciones Unidas, son diferentes a los jueces nacionales, son propuestos en la Asamblea General de Naciones Unidas por los diferentes países. Todos los países tienen la opción de postular jueces y a través de la experiencia que los jueces hayan podido tener, se realiza un short-list y estos jueces son votados por la Asamblea General , no por el Consejo de Seguridad.No son unos pocos países, es la Asamblea General en pleno que decide. Y lo que se veen estos tribunales es una mezcla de Derecho común, o sea, Derecho anglosajón con Derecho continental.

Si bien es cierto que el Tribunal ha sido criticado porque quizás hay demasiada presencia de anglosajones, no lo considero así, porque hay jueces australianos, británicos, pero también ha habido jueces colombianos, costarricenses, africanos; o sea, el Tribunal siempre ha tenido una representación geográfica bastante balanceada. Entre los jueces que ahora tiene el Tribunal, hay de Asía, de África, América Latina, Estados Unidos y Canadá y Europa, prueba de que siempre ha tratado de mantenerse un balance que yo creo que también ha llevado a tener un poco más de peso en las sentencias.Nadie de los más críticos al tribunal, va a poder decir “el tribunal es de Estados Unidos”.

CEPRI: Existe una Declaración Universal de Derechos Humanos, y una Declaración de Derechos Humanos en el Islam, así como también existe el derecho a la autodeterminación de los pueblos. ¿Cómo pueden ponderarse esos derechos en los tribunales?

G.D.C.: No es por nada que no haya ningún tribunal en los países musulmanes, yo creo que esa es la respuesta. Los tribunales son creados por la voluntad nacional y compaginar la Declaración Universal de los Derechos Humanos con el Islam y los países musulmanes, es difícil para un tribunal.

Anteriormente tuvimos la oportunidad de trabajar en algunos países islámicos, pero no como tribunal, sino solo como veedores de los derechos humanos. Allí se constata la existencia de los derechos humanos, pero adaptados a la ley islámica. Por ejemplo, al examinar la Constitución de Afganistán en un contexto nacional y viendo qué principios se aplican, si observábamos que había algún principio dentro de la Constitución con el cual no estábamos de acuerdo, hablábamos sobre cómo debería ser cambiado. A veces sucedía y a veces no.

Una cosa que debemos tener presente, es que en cualquier realidad debemos siempre tener en cuenta la cultura local y los valores locales, no se pueden imponer valores occidentales en una cultura que nunca los ha tenido, sería una imposición sin sostenibilidad y sería como una forma de colonialismo; sería como decir: “mis valores son mejores”, ¿y quiénes somos para afirmar eso?

A pesar de que hayan firmado alguna Declaración Universal,lo importante es el contexto local, ya que la gente tampoco entendería ni aceptaría que se impusiera algo que no ha estado ahí en los últimos cuatrocientos años. Lo vemos en Afganistán ahora, que poco a poco se está yendo más hacia algunos principios que eran del régimen Talibán y han sido más o menos once años de intervención occidental con principios que no representan nada para ellos.

CEPRI: Si quien juzga va a ser una persona con valores occidentales, diferentes a los orientales, ¿cuál va a ser el tipo de decisión que se adopta?¿Con base en qué criterios?

G.D.C.: Por eso digo que siempre se deben aplicar los valores del contexto en el cual estamos operando. Con Yugoslavia y con Rwanda se pueden aplicar los valores occidentales, porque la ex-Yugoslaviaes parte de Europa y, en el caso de Rwanda, se trata de una sociedad muy europeizada, en donde los valores que aplican son muy europeos, entonces era más fácil “imponer” nuestros valores, porque son los mismos. Pero cuando se trata de Camboya,no se podía aplicar en un tribunal internacional, tendría que ser un tribunal híbrido para aplicar los valores de Camboya.

*Grupo de Análisis de Tendencia y Coyuntura Internacional es una división del CEPRI integrada por los estudiantes Demis Mauricio Betancur, Ana María Agudelo Gil, Sara Uribe Orozco, Estefanía Chamorro Carlosama, Leidys Patricia Palencia Tovar y los profesores Juan David García Ramírez y Luis Eduardo Vieco Maya

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co