logo cepri
logo upb
Martes, 08 Marzo 2016 02:00

Sobre la política exterior de la Alemania contemporánea

ALLAN DAVID RODRÍGUEZ ARISTIZABAL* | 8 MAR 2016

En este mismo sitio web fue publicado hace poco el texto El giro realista de la Alemania contemporánea (2016), cuyo objetivo era mostrar cómo Alemania había cambiado su política exterior, dejando atrás una perspectiva neoliberal para asumir una visión más realista, que le permitió, según relata el escrito, fortalecer su economía, sostener relaciones comerciales “inimaginables ante los ojos de la comunidad internacional” con Rusia y China, e incrementar su poder e influencia en el orden internacional por medio de su economía y sin la necesidad acudir al uso de las armas. Ahora bien, contrario a la interpretación y conclusión entregadas en el texto, existen elementos tanto teóricos como fácticos que, de tenerse en cuenta, permitirán no solo desvirtuar las observaciones hechas en el documento, sino también arribar a conclusiones distintas a las allí presentadas. El objetivo del presente artículo es precisamente señalar dichos elementos, los cuales se concretan en que: (i) El realismo político no es suficiente para explicar las dinámicas actuales de la política exterior y el crecimiento económico de Alemania; y que (ii) las relaciones comerciales entre Alemania y los mercados de China y Rusia no obedecen necesariamente a un giro realista.

 

Para desarrollar el objetivo propuesto resulta necesario, en primer lugar, tener una cierta claridad sobre el concepto de realismo político, al igual que de su corriente contrapuesta, a saber, el idealismo:

La anterior cita, si bien corta, de un lado resume dos de las visiones más relevantes para explicar las relaciones internacionales, y, de otro, permite comprender el cambio que pretende señalarse en El giro realista de la Alemania contemporánea, pues este argumenta que es gracias al realismo político que Alemania goza de gran importancia en el escenario internacional.

Frente a lo anterior es posible contra argumentar, como ya se mencionó, que las dinámicas económicas actuales son mucho más complejas que la visión propuesta por el realismo (dicho sea de paso, el texto omite hacer mención al neorrealismo, que es su versión más actual). Miremos por ejemplo el desarrollo de la economía alemana, la cual sin duda ha experimentado un crecimiento importante y así lo reconoce el texto From sick man of Europe to economic superstar: Germany's resurgent economy [De enfermo europeo a superestrella económica: Resurgimiento de la economía alemana] (Dustmann, Fitzenberger, Schönberg, & Spitz-Oener, 2014), sin embargo, este relata varias explicaciones, ninguna de las cuales tiene relación con el idealismo o el realismo, a saber, (i) las reformas “Hartz” en la legislación laboral, (ii) la balanza comercial alemana en el contexto de la Eurozona y, (iii) la transformación de la economía alemana se debió a la “flexibilidad inherente del sistema alemán de relaciones industriales”, lo que le permitió salir avante de las crisis económicas que se han presentado desde 1990 a la fecha1. Según esto, sea cual fuere la explicación más adecuada, podría afirmarse que la estable y robusta economía alemana tiene origen en factores internos que no están enmarcados o dirigidos necesariamente por dinámicas realistas.

De otro lado, teóricamente no puede afirmarse sin más que solo con el giro realista es que se puede explicar la posición que tiene Alemania en el escenario internacional, pues el rol que hoy ostenta se deriva del papel que ha jugado tanto en la Unión Europea como fuera de ella, donde ha buscado mantener los lazos y la legitimidad de la comunidad internacional, fomentando una mayor integración en Europa y con el resto del mundo, al igual que la implementación de la democracia y la protección de los valores occidentales. En otras, palabras, no se debe creer que solo al despojarse del neoliberalismo, o mejor, del idealismo, le ha sido posible a Alemania alcanzar el éxito.

Ahora bien, es claro que habrá decisiones tomadas por el gobierno alemán cuya orientación sea realista, esto, sin embargo, no debe entenderse como una negación de otras perspectivas no realistas, pues de lo contrario resultaría difícil explicar las actitudes neoliberales o idealistas como la inversión en educación de extranjeros por medio de intercambios; el dinero entregado en ayudas al desarrollo a países en África y América Latina; la postura frente a los refugiados de Oriente Medio con la que busca una solución europea y no individual para la crisis, aceptando incluso el ingreso de una gran cantidad de refugiados que se encontraban en la frontera con Hungría2; o posiciones como las que a continuación se explicarán.

Con lo anterior y pasando ahora al segundo punto principal de este texto, a diferencia de lo planteado en el artículo El giro realista de la Alemania contemporánea, es posible encontrar suficientes razones para creer que las relaciones comerciales de Alemania con Rusia y China no son per se resultado del realismo político. En el caso de Rusia, por ejemplo, si bien entre esta y la economía alemana han existido estrechos lazos, ello no fue impedimento para que Alemania, junto con el resto de los países de la Unión Europea, aprobara fuertes sanciones económicas al gobierno de Wladimir Putin, luego de su invasión y posterior anexión de Crimea en marzo de 2014, que a pesar de generar grandes pérdidas a la industria alemana por impedir el comercio con Rusia, que para el año 2015 contó una reducción del 25,5% de las exportaciones hacia ese país y espera una reducción de un 10% adicional para este año (Artículo electrónico: Exporte nach Russland brechen weiter ein, 2016), parece mantenerse en el corto plazo, pues justamente a comienzos de febrero de 2016 (Artículo electrónico: Vorerst kein Ende der Sanktionen, 2016), la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó su interés de prorrogar las sanciones económicas ante la falta de implementación del protocolo de Minsk, celebrado con el fin de terminar con el guerra en el Este de Ucrania. Si Alemania actuara de modo realista, preocupada únicamente por su interés nacional, no estaría su Canciller dando declaraciones de querer continuar con las sanciones en contra de Rusia, las cuales afectan necesariamente la economía e industria de su país.

En relación con China, el artículo El giro realista de la Alemania contemporánea, señala como muestra del realismo en la política alemana, el comercio entre ambas naciones. Esto, sin embargo, no es explicado en detalle, toda vez que la sola existencia de relaciones comerciales no convierte la política exterior de un Estado en realista. En un mundo cada vez más globalizado en el que China es un actor fundamental, no es “impensable” que se comercie con dicho país al margen de su ideología de carácter socialista y su política autoritaria, impensable sería no hacerlo. Ahora, no obstante dicha relación económica, la Unión Europea, y, por consiguiente, Alemania, se han esforzado por imponer límites a la contaminación del medio ambiente, como así lo resalta el artículo, los cuales son vistos por China como una estrategia europea para limitar el crecimiento de su economía (Grant, 2009, p. 17). De otro lado, tal y como lo relata el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania (2015), han existido acercamientos entre el gobierno alemán y el gobierno chino, donde aquel ha realizado varios esfuerzos para buscar la implementación de medidas de protección de los derechos humanos y las libertades personales, al igual que del medio ambiente. Conductas que en términos generales corresponden a una postura de tinte más idealista que realista.

Así las cosas, tal y como se logró observar con los nuevos elementos aquí presentados, se espera que esta perspectiva permita enriquecer el debate frente a la posición de Alemania en el escenario internacional. No sobra mencionar aquí que el objetivo no fue negar que dicho país no tomara decisiones que se observaran como realistas, sino más bien ofrecer elementos para demostrar que esa perspectiva no es suficiente para comprender la complejidad de situaciones que se dan en la política internacional y que por el contrario solo una visión más amplia e inclusiva, que diera paso también a otras posturas como las del neoliberalismo o las del idealismo, deben ser igualmente tenidas en cuenta al momento de tratar de explicar los fenómenos políticos actuales.

 

BIBLIOGRAFÍA

Dustmann, C., Fitzenberger, B., Schönberg, U., & Spitz-Oener, A. (2014). From Sick Man of Europe to Economic Superstar: Germany's Resurgent Economy. The Journal of Economic Perspectives, 28 (1), 167-188. Disponible en: http://www.jstor.org/stable/43193721

Exporte nach Russland brechen weiter ein. (2016, 19 de febrero). Tagesschau. Recuperado de: https://www.tagesschau.de/wirtschaft/deutschland-russland-exporte-sanktionen-treier-101.html

Grant, Charles. (2009). Is Europe doomed to fail as a power?. London: Centre for European Reform. Recuperado de: http://www.cer.org.uk/sites/default/files/publications/attachments/pdf/2011/essay_905-1273.pdf

Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania. (2015) Beziehungen zwischen der Volksrepublik China und Deutschland. Recuperado de: http://www.auswaertiges-amt.de/DE/Aussenpolitik/Laender/Laenderinfos/China/Bilateral_node.html

Palacio, V. (2016, 29 de febrero). El giro realista de la Alemania Contemporánea. Medellín: Centro de Estudios de Política y Relaciones Internacionales. Recuperado de: http://cepri.upb.edu.co/index.php/relaciones-internacionales/item/132-alemana-contemporanea-potencia.html

Vorerst kein Ende der Sanktionen (2016, 1 de febrero). Tagesschau. Recuperado de: https://www.tagesschau.de/ausland/poroschenko-merkel-105.html

Wendt, Alexander (1994). Collective Identity Formation and the International State. The American Political Science Review, Vol. 88, No. 2 (Jun., 1994), pp. 384-396. Disponible en: http://www.jstor.org/stable/2944711

1.Es de aclarar que la tercera de las explicaciones es propuesta por los autores, mientras que las dos primeras son mencionadas en el texto como explicaciones comunes, pero que ellos no comparten.

2. Esta posición le ha costado a Angela Merkel profundos cuestionamientos de uno de sus más importantes partidos políticos aliados, la Unión Social Cristiana de Baviera, que contrario a lo propuesto por Merkel, ha sugerido que cada país europeo dé una solución específica al problema de los migrantes y rechaza una respuesta mancomunada para solucionar las crisis. 

*Candidato a Magister en Estudios Políticos UPB

 

 

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co