logo cepri
logo upb
Viernes, 01 Junio 2012 19:21

Turquía en el orden político contemporáneo

Daniel Palacios Mejía*

El siguiente artículo pretende analizar algunos aspectos de Turquía de cara a su situación internacional. Para ello, el análisis se dividirá en tres partes. La primera, más explicativa, versará sobre el principal punto de interés de las relaciones internacionales del Estado Turco; la segunda traerá a colación los indicadores tanto de poder blando como de poder duro de Turquía; y la última parte presentarán algunas conclusiones.

La región del medio oriente, cuna de grandes imperios, culturas milenarias y religiones, ha cargado el lastre históricamente de ser una región sumamente conflictiva en la cual predomina una alta inestabilidad y volatilidad política. Esta caótica situación le ha traído verdaderas dificultades a los Estados oriundos de esa región a la hora de   llevar a buen término su manera de relacionarse con el mundo. En este orden de ideas, se podría inferir el por qué de la intención del Estado turco por ser admitido final y de manera permanente como miembro de la Unión Europea.

Hoy por hoy, el Estado Internacional de Turquía revive su ya antigua pretensión de hacer parte de la Unión Europea. El rol de las relaciones internacionales turcas y su aparato de servicio exterior tiene las baterías enfiladas hacia el deseo de integrar la U.E. Sin embargo, para Turquía esta intención europeísta no es reciente, de hecho se remonta a algo más de 40 años, cuando en 1963 se firmó el conocido tratado de Ankara (acuerdo de asociación a la CE) y su posterior protocolo adicional en 1970. Empero la verdadera occidentalización turca se forjó bajo el mandato de Mustafa Kemal Atatürk, quien asumió inmediatamente después a la caída del Imperio Otomano y en cuyo Gobierno se introdujeron las primeras grandes reformas en aras de “occidentalizar” Turquía. Posteriormente, las generaciones políticas han seguido el camino trazado por Atatürk, de ahondar las reformas y de moldear cada vez más el Estado a las exigencias Europeas. Por ejemplo, el actual primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan ha logrado abolir la pena de muerte (exigencia europea) y además ha logrado una mayor conciencia de cara al respeto por los derechos de la población Kurda instalada en territorio turco. Otra prueba de ello es que el actual presidente de gobierno Abdullah Gül (elegido en 2007) es un consagrado europeísta, formado académicamente en Londres y Exeter y a quien se le atribuye el hecho de que la Comisión Europea recomendara al Consejo de la Unión Europea comenzar el proceso de discusión para la final anexión turca a la Unión. Por eso a pesar de que la población turca es mayoritariamente musulmana, es una sociedad pragmática, que mira con buenos ojos los beneficios de la cultura económica y política occidental.

De este modo, los gobernantes turcos han entendido que gran parte del ascenso definitivo de Turquía como potencia, estará marcado por un distanciamiento de le región del medio oriente y por una referenciación internacional mucho más occidental que asiática y para esto han visto que el camino a seguir es entonces una pronta adhesión a la Unión Europea.

A su favor tiene que es una de las economías emergentes más pujantes que hay en la actualidad y esto le caería muy bien a una Unión Europea bastante lastimada, con economías muy lentas y con secuelas graves de crisis. Por otra parte, la U.E. funge como principal socio comercial de Turquía.

En su contra tiene el factor religioso. Europa es un continente cada vez más “islamizado”, lo cual no es del agrado de los europeístas tradicionales. Se calcula que actualmente un 5% de la población europea es musulmana y para dentro de 10 años, tiempo en el cual se espera la adhesión de Turquía a la U.E., la población musulmana en Europa será del 20%. Este hecho, sumado a la no tan grata experiencia que ha vivido la sociedad alemana con la colonia turca, son los factores que más resistencia generan al interior de Europa de cara a la integración turca.

II. Turquía, Poder Blando VS Poder Duro.:

Poder Duro:

  • Territorio: 783.562 kms. Continentales: 769.632 kms Marítimos: 13.930 kms. No. 37 en el mundo.
  • Población: 78.785.548 no.17 en el mundo.
  • PIB: USD $729.1 Billones no. 17 en el mundo- PIB-per cápita: USD $12.300 no. 94 en el mundo.
  • Recursos Naturales: Posee importantes reservas en: carbón, cromo, cobre azufre, hierro, tierra cultivable y hidroelectricidad. En cuanto a petróleo, su producción es débil ocupando el puesto número 62 a nivel mundial. Lo mismo ocurre con el gas natural donde su producción pone a Turquía en el puesto número 63.
  • Presupuesto de defensa: 5.3% del PIB.
  • Hombres en armas: No hallado

Poder blando:

  • Sociedad: La sociedad turca como se ha dicho es una sociedad mayoritariamente musulmana (99.8%, frente a 0.2% de judíos y cristianos), dividida básicamente en dos grupos étnicos (Turcos 70-75%, Kurdos 18% y otras minorías 7-12%). Es una sociedad relativamente desarrollada para la región, pues según cifras su tasa de alfabetismo se calcula en un 87.4% a pesar del bajo gasto respecto al PIB para la educación (2.9% ocupando el puesto 137 en el mundo)
  • Sistema político: Turquía está constituida como una República Parlamentaria Democrática, cuyo sistema político prácticamente se fundó inmediatamente caído el imperio Otomano, bajo el liderazgo del ya mencionado líder político Atarturk. Es un sistema político donde opera la tridivisión de poderes. El sufragio es universal y puede ser ejercido por mayores de 18 años. Su rama ejecutiva está compuesta por un Jefe de Estado elegido popularmente para un periodo de cinco años con posibilidad de ser reelegido. Este jefe de Estado a su vez elige el Jefe de Gobierno que debe pertenecer al parlamento.

III. Conclusiones

Todas estas cifras han logrado poner a Turquía en una posición de vanguardia frente a la región, una región sumamente inestable y caracterizada por una singular competencia entre varios Estados (Arabia Saudita, Irán, Irak, Syria, Israel) por sobresalir y tener cada vez más influencia. Así pues, la región del medio oriente es una región sui generis que no se adapta fácilmente a conceptos tradicionales en la relaciones internacionales como potencia regional, ejes de influencia, entre otros aspectos.

La situación actual de Turquía en el orden internacional está dada por una coyuntura específica: su final ingreso de forma oficial y permanente a la Unión Europea. Así pues, basándonos en las cifras mostradas en el apartado anterior, se hace necesario hacer las siguientes reflexiones, que explican en cierta forma el recelo de los europeístas frente al ingreso turco a la Unión. Turquía con su población cercana a los 80 millones de habitantes, pasaría a ser el segundo país más poblado en la Unión Europea, superado sólo por Alemania. Esto sin contar la gran colonia turca residente actualmente en el viejo continente. Igualmente, pasaría a ser el Estado más grande en cuanto a territorio por encima de España y Francia que le seguirían. Teniendo en cuenta que las curules en el Parlamento Europeo se reparten de acuerdo a las poblaciones de los países, Turquía entonces obtendría así 86 escaños aproximadamente, por encima de Estados como Francia, España, Reino Unido e Italia, hecho que genera preocupación entre la dirigencia Europea. Si a lo anterior le sumamos el hecho de que con su adhesión la población musulmana en Europa llegaría a alcanzar un 20%, encontramos que son en realidad muchos los “peros” que representa Turquía (a los ojos de los europeístas) para lograr su cometido. A su favor, sin embargo, tiene el aspecto económico, y el hecho de ser catalogada como una de las economías de mayor proyección en el mundo, no en vano su inclusión en el grupo de los CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía, Suráfrica), factor que podría precipitar su adhesión si tenemos en cuenta la difícil situación económica de muchos de los euro Estados.

Sin embargo, Turquía afronta actualmente otros desafíos que, aunque menores, no son menos importantes. Tenemos por ejemplo que se enfrenta todavía a grupos terroristas derivados del disidente partido del PKK (Partido Kurdo de los Trabajadores). El último hecho de relevancia ocurrió a mediados de 2007 cuando el ejército turco en una de las mayores operaciones en contra de estos grupos rebeldes kurdos, violó la soberanía de Irak e ingresó varios kilómetros en su territorio con tropas terrestres en busca de los rebeldes. Este hecho no sólo le causó a Turquía el descontento de Estados Unidos que censuró tajantemente la operación, sino de las propias autoridades iraquíes que protestaron la violación de su soberanía. Las consecuencias de esta operación provinieron hasta de Teherán que repudió la operación y tensionó aún más las relaciones diplomáticas dada la cercanía de las operaciones con su frontera norte.

Otro hecho importante que debemos considerar relevante para Turquía en sus relaciones internacionales y que cobró especial relevancia después de lo revelado por Wikileaks, es el tema del escudo antimisiles que se pretende emplazar en Turquía. Se supo que el gobierno estadounidense, ha presionado fuertemente a Ankara para que dé su visto bueno, sin embargo el gobierno turco teme que el hecho pueda ser interpretado por Irán como una acción hostil. Turquía, cuyo abastecimiento energético depende en buena medida de Irán (36% de su petróleo y 11% de gas natural), no tiene dentro de sus cuentas un posible distanciamiento de Irán.

Finalmente, vemos como la posición de Turquía dentro del sistema internacional se debate entre su de deseo pro-occidental y sus profundas raíces y convicciones propiamente orientales. Esa ambivalencia se refleja por ejemplo en sus relaciones con Israel. Por un lado condena el ataque –intervención- perpetuado por las fuerzas armadas israelíes a la “flotilla humanitaria” en mayo de 2010, hecho que valió para que Turquía redujera al mínimo sus relaciones con el Estado judío; mientras que por el otro lado se está viendo condicionado a ubicar en su territorio una suerte de escudo antimisiles (radares, misiles tierra-aire), que tiene como único fin, proteger a Israel de un posible ataque balístico proveniente de Irán, cuya tecnología en este ámbito ha avanzado más velozmente de lo que se tenía presupuestado. Con esto Turquía tendrá que tomar una decisión: Si ser considerado por occidente como el alumno juicioso de la región o ser visto por sus vecinos como el <patito feo> de la misma.

*Daniel Palacios Mejía, es estudiante de octavo semestre de la Facultad de Ciencias Políticas UPB

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co