logo cepri
logo upb
Lunes, 24 Abril 2017 19:47

El referéndum turco: ¿Renovación constitucional o autocrática?

El referéndum turco: ¿Renovación constitucional o autocrática? Tomado de El País

MOHAMED BADINE EL YATTIOUI*

El de 10 de febrero de 2017, el presidente turco Erdogan ha promulgado la ley aprobada por el parlamento sobre la modificación de la constitución de 1982, encontrando el camino para un referéndum. Dieciocho enmiendas fueron sometidas a los turcos el 16 de abril. Con su aprueba, el ejecutivo será exclusivamente en las manos del presidente (elegido por sufragio universal desde 2014 y no por el parlamento). La carga de primer ministro va a desaparecer en 2019. El Jefe de Estado también gobernará por decreto, declarar el estado de emergencia, disolver el Parlamento, nombrar a los funcionarios, uno o más vicepresidentes, algunos magistrados, sin dejar de ser el líder de su partido si quiere. Desde 2002, el AKP era sinónimo de un alto crecimiento económico y la estabilidad política (ya que el partido aún tenía la mayoría absoluta en la cámara de diputados).

El fallido golpe militar del 15 de julio de 2016, atribuido al movimiento de Fethullah Gülen (FETO) ha cambiado mucho. La represión del poder fue fuerte 40.000 personas fueron detenidas y fue declarado el estado de emergencia. Una consecuencia de esta crisis es la caída en el valor de la lira turca, que ha perdido un cuarto de su valor frente al dólar en menos de un año. Ahmet Insel, politólogo, es muy duro con el presidente: "en los meses posteriores al golpe de julio de 2016, el presidente Erdogan se benefició de una opinión muy favorable en la población, pero ahora ya no está allí, los ataques, las purgas, los primeros síntomas de una crisis económica han estado allí". [1]

Fin del sistema parlamentario sin embargo, la reforma constitucional en realidad es pasar de un sistema parlamentario unicameral a un sistema presidencial. Esto rompe una tradición republicana parlamentaria turca desde la muerte de su fundador, Mustafa Kemal. Este último fue el único poder concentrado entre 1923 y 1938. Recep Tayyip Erdogan, finalmente, quiere volver a un régimen fuerte en el que el presidente es jefe de Estado y jefe de gobierno.

La diferencia entre la reforma propuesta y el sistema presidencial clásico (como los EE.UU.) es el lugar del parlamento. Si este último modelo es fuerte e independiente, la propuesta de reforma del presidente turco es devolverlo a una función de "cámara de registro." Por otra parte, el derecho de disolución se concedería y la celebración de elecciones legislativas el mismo día de la elección presidencial haría Parlamento sujeta a los deseos del jefe de Estado, que es recuerda a la quinta República francesa (ya que el término de cinco años introdujo en 2002, y que se llevó a cabo el primer ministro).

La paradoja es que los kemalistas del CHP se oponen a ella en nombre de la democracia y la separación de poderes, mientras que Mustafa Kemal, su modelo no fue elegido por los turcos y se concentró el poder. Desdé luego tenía su legitimidad en la historia y la guerra de la Independencia (1919-1923). Recep Tayyip Erdogan tiene una legitimidad diferente. Llegó a la cima y, anterior, a través de las urnas (primer ministro de 2002 a 2014 después de las elecciones legislativas de 2002, 2007 y 2011).

En 2014, se convirtió en el primer presidente de Turquía elegido por voto popular directo, ganando más en la primera vuelta con el 54% de los votos. Pero los dos grandes líderes de la historia republicana, que todo parece oponerse, tienen algo en común: una visión vertical del poder. En ruta hacia el "presidencialismo" El presidente parecía querer aprovechar el golpe de estado después de la crisis exigiendo la reforma constitucional, que había deseado desde mucho tiempo. Más de cuarenta mil detenciones fueron contadas en las filas de la policía, la justicia y la academia, a menudo seguida de radiación para el servicio público. La única razón fue la adhesión a FETO. Debido a que cuenta con todas las "palancas" del país como presidente del Consejo de Ministros, que es nuevo en Turquía y que su partido tiene una mayoría absoluta en el Parlamento. Él sabía que el CHP (kemalista) y el HDP (izquierda pro-kurdo) se oponen firmemente a la reforma. Pero él fue capaz de obtener los votos de los diputados del MHP (nacionalista), que necesitaba para lograr la mayoría de las tres quintas partes con respecto a la ratificación parlamentaria, incluso si esto significa que causa tensión interna (varios ejecutivos fueron expulsados ​​del partido por oponerse a la línea de apoyo al Presidente definido por su líder Devlet Bahçeli). Pero en su propio partido Erdogan tenía problemas: "Algunos partidarios del AKP tienen problemas para entender la necesidad real de esta reforma. El presidente ya lo controla todo. ¿Por qué crear una tensión adicional en este debate? Esto debería hacer abstenciones en el lado que sí ", según Ahmet Insel. [2]

Los expertos constitucionales de la "Comisión de Venecia" son muy críticos cuando dicen que "mediante la eliminación del sistema de contra pesos necesario", las dieciocho enmiendas "no respetan el modelo de un sistema presidencialista democrática basado en la separación de poderes”. Incluso afirman que "el sistema podría convertirse en un sistema presidencial autoritario" y que "el actual estado de emergencia no proporciona el marco democrático para una votación importante un referéndum constitucional".

Por último, podemos ver que en un siglo los dos grandes líderes de la Turquía republicana son hombres que tienen una concepción vertical del poder. Podríamos describirlo como "bonapartista". Ambos querían hablar directamente con los turcos, de paso, sobre los cuerpos intermedios y marginar al Parlamento. El 16 de abril fue la primera prueba electoral desde el intento de golpe de Estado, la purga contra los gülenistes, y la serie de ataques (atribuido a Daesh y el PKK en su caso) que conoce el país. El 'sí', con 51%, no es un triunfo para Recep Tayyip Erdogan y el AKP. Pero corona quince años de éxito electoral consecutiva en todos los niveles: las elecciones presidenciales (2007, con la elección de Gül por los parlamentarios y 2014 con la elección de Erdogan por el pueblo), legislativas (2002, 2007, 2011 y dos veces en 2015), locales (la mayoría de las provincias en 2004, 2009 y 2014) y el referéndum (2010 y 2017).

Referencias

[1] Turquie : le grand pari d’Erdogan, Le Point, 8 mars 2017, http://www.lepoint.fr/monde/turquie-le-grand-pari-d-erdogan-08-03-2017-2110303_24.php

[2] Turquie : le grand pari d’Erdogan, op. cit.

[3] Commission de Venise : les propositions de révision de la Constitution turque constitueraient une « régression dangereuse » pour la démocratie, Conseil de l’Europe, 10 mars 2017, https://www.coe.int/fr/web/portal/-/venice-commission-proposed-constitutional-amendments-in-turkey-would-be-a-dangerous-step-backwards-for-democracy 

*Doctor en Ciencia Politica. Profesor asociado en la UDLAP, Mexico. Profesor asociado en la Universidad Lyon III, Francia. Investigador en el IEC, Lyon, Francia

Política Urbana

Colombia

No result...

América Latina

No result...

Política Internacional

Ensayo Filosófico

certram

Entrevistas

analecta

Contacto

Campus de Laureles
Circular 1 No. 70-01 - Bloque 12
Medellin - COLOMBIA
Teléfono: (57 4) 354 45 34 - 354 45 36
E-mail: cepri@upb.edu.co